Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

PAKISTÁN. Mohammad Rafique, un electricista paquistaní, acudió a la Policía del país después de que un cliente moroso le soltara su león, que le causó heridas en la cara y en una mano, según informó el periódico Dawn.

El acusado, Ali Raza, contrató los servicios del electricista y prometió pagarle al día siguiente. Sin embargo, después de varios aplazamientos, el pasado 9 de septiembre Rafique decidió poner fin al retraso del cobro y exigió el dinero a su cliente.

A Raza no le sentaron bien las exigencias del trabajador y liberó a su mascota. Según Rafique, tanto Raza como los otros tres hombres que estaban presentes en el lugar, se limitaron a contemplar el ataque y no hicieron nada por ayudarle. Finalmente, el electricista fue rescatado por unos transeúntes que oyeron los gritos de socorro.

El electricista no acudió a la Policía en un primer momento porque Raza prometió pagarle lo debido, además de una compensación por el tratamiento médico que tuvo que recibir tras el ataque. Sin embargo, tras no recibir el pago durante un mes, lo denunció a la Policía.

La Policía ha abierto una investigación contra el dueño de león, acusado de causar daño voluntariamente con armas o medios peligrosos, incluido el uso de animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *