Publicado en Destacado, NACIONAL.

La liberación de Ovidio Guzmán en Culiacán, Sinaloa; el ataque a la familia LeBarón en Sonora; y el asilo político a Evo Morales; fueron los temas que más le «pegaron» a la popularidad del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Roy Campos, director general de Consulta Mitofsky, dijo a XEU que a lo largo de un mes (del 18 de octubre al 18 de noviembre) disminuyó seis puntos porcentuales y  esos tres eventos afectaron la imagen del mandatario mexicano que había alcanzado casi 64 por ciento de aprobación.

El operativo en Sinaloa en donde fue dejado en libertad el Hijo de «El Chapo» Guzmán le «costó» tres puntos; la masacre de la familia LeBarón en Sonora, le restó dos puntos; y la decisión de darle asilo político al expresidente de Bolivia, un punto

Se trata, agregó, de la baja más significativa que ha tenido el jefe del Ejecutivo «por mucho» ya que «nunca había bajado al 57 por ciento (de aprobación) y nunca había bajado tanto».

Recordó que en el mes de abril su popularidad disminuyó del 67 al 64 por ciento, aunque después subió y en los siguientes meses tuvo bajas y altas pero ninguna tan importante como la actual.

El menor porcentaje fue del 60 por ciento en mayo pero en las mediciones posteriores «se recuperó», e incluso estuvo cerca del 65 por ciento.

«De hecho yo pienso que si hubiera pasado lo de Ovidio hubiera vuelto a levantar, pero terminando lo de Ovidio pasó lo de LeBarón, entonces no dio chance de levantarse o cambiar la agenda, sino que se acumuló y cuando estábamos en lo de LeBarón ocurre lo de Evo Morales, entonces no ha habido tiempo de que el presidente retome el control de la agenda».

Aunque es imprevisible lo que ocurra en las próximas semanas, a reserva de lo que pueda presentarse se prevé que con motivo del fin de año la agenda política se haga a un lado y mejore la aprobación de Andrés Manuel López Obrador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *