Publicado en Destacado, NACIONAL.

A pesar de ser huérfano Guillermo era un niño sonriente, hasta que terminó siendo víctima del maltrato infantil y finalmente infanticidio

Badiraguato, Sinaloa.- «Parece que está dormido», dijo una mujer quien se acercó al ataúd color blanco en donde descansa el cuerpo de Guillermo o Memito, como algunas personas le llamaban de cariño.

Memito falleció tras haber agonizando varios días en el Hospital Pediátrico a dónde llegó por presentar varias lesiones en el cuerpo. Para sus familiares las lesiones se las ocasionó una persona que convivía con su mamá desde hace tres meses.

Memito tuvo una vida difícil, era huérfano de padre y había veces que se mal alimentaba, nunca llevaba dinero para gastar en la escuela y brincaba de gusto y sonreía cuando le daban un regalo por más pequeño que este fuera.

Nunca tuvo problemas en el kinder era tranquilo y muy educado por eso lo querían. Sus familiares ignoraban que fuera maltratado porque su mamá se lo llevó hace tres meses de Badiraguato a Culiacán para vivir con alguien y es cuando los familiares creen que empezó a vivir el infierno de la violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *