Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un tribunal de Singapur procesa a Azlin Arujunah y Ridzuan Mega Abdul Rahman, ambos de 27 años, están acusados de matar tras verter agua hirviendo sobre su hijo hace tres años; podrían ser ejecutados en la horca de la prisión de Changi.

La Corte utilizó como prueba las fotos de una jaula de gatos en la que supuestamente ambos padres mantuvieron a su hijo de cinco años antes de causar su muerte.

Al declarar al respecto, la madre argumentó que sólo quería que su hijo aprendiera una lección de disciplina pero que nunca tuvo el objetivo de matarlo.

El tribunal determinó que el menor de cinco años pasó encerrado durante horas en una jaula para gatos y fue torturado con cucharas y alicates calientes durante meses, previo a su muerte que fue causada por el agua hirviendo y por traumas en la cabeza, de acuerdo con un patólogo forense.

Se determinó que el niño tenía una fractura en la nariz y hematomas en las extremidades y el cuero cabelludo y los labios y las encías del niño estaban desgarrados, así como quemaduras de segundo a tercer grado que cubrían el 75 por ciento del cuerpo del niño, lesiones renales agudas y deshidratación.

Fue revelado que el niño murió un día después de haber sido ingresado a un hospital, tras comprobarse que en lugar de buscar atención médica de inmediato, los padres esperaron seis horas para llevar al niño al hospital.

Fuente: Excélsior/Foto: Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *