Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Treinta y dos elefantes jóvenes salieron de Zimbabue a bordo de un avión saudí con rumbo desconocido, a pesar del rechazo de grupos ecologistas

Treinta y dos elefantes jóvenes salieron hoy de Zimbabue a bordo de un avión saudí pese a la oposición de grupos ecologistas, que denunciaron las condiciones de su captura, según confirmaron fuentes próximas a la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad (Znspca) de este país africano.

“Se fueron a bordo de un vuelo de carga saudí desde Victoria Falls (ciudad occidental de Zimbabue) con un calor insoportable”, explicaron las citadas fuentes.

“Las temperaturas han rozado los 49 grados centígrados en Victoria Falls. Los animales estaban muy angustiados y gritaban mucho”, aseguraron las mismas fuentes, para añadir que cinco paquidermos se quedaron en tierra aparentemente por motivos de salud.

La web de rastreo de vuelos Flightradar24 muestra que un Boeing 777 de la aerolínea Saudia Cargo despegó este jueves por la tarde del aeropuerto de Victoria Falls con rumbo desconocido.

A mediados de este mes, grupos conservacionistas informaron de que estaban intentando impedir que Zimbabue vendiera 37 elefantes a zoológicos de China, con el argumento de que se podían estar violando las normativas de bienestar animal.

El abogado Lenin Chisaira, de la ONG local Red de Ley de Solidaridad de la Gente y la Tierra, dijo entonces que los paquidermos, de entre 5 y 3 años de edad, llevaban meses encerrados en jaulas en Hwange (extremo noroeste).

“Deberían haber sido exportados hace meses, pero debido a las acciones locales e internacionales la exportación se retrasó”, explicó el abogado.

Un grupo de abogados locales, Advocates4Earth, trató de bloquear esa venta al interponer una demanda ante el Tribunal Superior de Zimbabue, pero esta corte aún no se ha pronunciado sobre el caso.

Según las nuevas regulaciones adoptadas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), la exportación de elefantes africanos vivos sólo puede hacerse a otros países del continente en los que pueden desarrollarse, aseguró Chisaira.

Esa normativa tiene todavía que llevarse a la práctica, puntualizó el letrado, mientras el Gobierno sostiene que cumple con las regulaciones de CITES.

Los ecologistas creen que las autoridades querían vender ya los paquidermos, capturados antes de aprobarse las nuevas regulaciones, para evitar la violación de esas reglas.

Entre 2012 y 2018, Zimbabue vendió 97 elefantes a zoos de China y Dubái, lo que ha generó 2,7 millones de dólares destinados la conservación, afirmó el Ejecutivo zimbabuense a comienzos de 2019.

Sin embargo, los conservacionistas sostienen que hay pruebas de que la práctica de apartar a elefantes jóvenes de sus manadas para recluirlos en pequeños espacios en zoos de climas fríos puede ser muy traumática para los animales.

El Gobierno de Zimbabue, país cuyas arcas están escasas de dinero, sostiene que su gestión de la fauna ha llevado a que la población de elefantes se eleve a unos 80 mil ejemplares y que, entre otras cosas, puede vender marfil de paquidermos muertos o confiscado a cazadores furtivos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *