Publicado en Destacado, ESTATAL.

Fue plagiada el pasado 27 de septiembre; al día siguiente los secuestradores exigieron un millón de pesos; no hay indicios sobre los responsables.

Izamar disfrutaba de su etapa de adolescente. Sus amigos hablan de ella como una joven “maravillosa, amable, con proyectos y metas”, quería ser actriz. El pasado 27 de septiembre fue reportada como desaparecida luego de que no llegó a casa tras salir del Telebachillerato de Veracruz (Tebaev).

Sobre el caso de “La Güera”, como le decía su amigo Ángel, poco hay de nuevo. Hasta el momento no hay indicios que permitan dar con el o los probables responsables de tan atroz crimen.

De acuerdo con datos ofrecidos por familiares, se sabe que la joven salió de la escuela y fue secuestrada por hombres armados en Cosoleacaque, Veracruz. Los padres llamaron a algunos de los compañeros de Izamar para saber si sabían algo de ella. Fue hasta la madrugada del día siguiente que se recibió una llamada exigiendo un millón de pesos por la entrega de la adolescente.

Los familiares hicieron un esfuerzo por tratar de conseguir el dinero, pero… el domingo, la llamada fue por parte de las autoridades, el cuerpo de una joven sin vida con las características de Izamar había sido hallado en la carretera Reyes Azteca, en la colonia Costa de Marfil, del ejido Taconteno. Era ella.

La estudiante falleció a consecuencia de agresión con arma punzo cortante, se presume tenía más de 12 horas en el lugar con base a la rigidez, señaló en Facebook elsur.info.

Luego de difundirse la información sobre el hallazgo, compañeros de la estudiante de bachillerato llevaron a cabo un bloqueo en la colonia Patria Libre para exigir justicia por el feminicidio.

Los estudiantes demandaron a las autoridades estatales y municipales brindar seguridad en la zona escolar, debido a que varios alumnos han sido víctimas de la delincuencia.

«Ya basta ya con tanta inseguridad y eso es lo que nos tiene molestos, porque hoy fue ella, mañana no sé quién pueda ser”, demandó una madre indignada.

 

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *