Publicado en Destacado, ESTATAL.

Tras la elección entre los trabajadores de la empresa Tubos de Acero de México, S.A., (Tamsa) el cual dan como ganador a la única planilla que encabezó Cándido Canseco, Pascual Lagunes Ochoa asegura que sigue siendo secretario general del sindicato, les guste o no a los directivos.

“Yo he dicho, yo soy el secretario general le guste o no le guste a Sergio de la Maza y más empresarios grandes porque a mí me pusieron los trabajadores y me pueden quitar los trabajadores”.

Reiteró que cuenta con una toma de nota que data de una asamblea llevada a cabo el pasado 5 de junio, lo que lo avala como titular del sindicato Unidad y Progreso.

“Aquí no nos importa lo que diga Sergio de la Maza, Gerardo Cárdenas y los demás, importa lo que diga la base, yo tengo una toma de norta porque me lo dio la base en la asamblea del 5 de junio”.

Aseguró que la contienda fue avalada por la empresa tubera, sin embargo carece de legalidad, ya que no contó con la presencia de inspectores generales y representantes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Indicó que ante la aprobación de la empresa, cabe la posibilidad de denunciar a directivos de la empresa por presunta intromisión.

“Podemos hacer mucho, es denunciar penalmente por esa intromisión a Sergio de la Maza y demás; el artículo 133 de la Ley Laboral, la cláusula 13 de nuestro contrato colectivo, queda prohibido cualquier empleado grande o chiquito meterse en la vida del sindicato”.

Lagunes Ochoa argumenta que una elección la debe convocar el secretario general, el cual tampoco se llevó a cabo.

Indicó que ante la titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde, ambas partes se comprometieron a participar en una nueva elección para el 7 y 8 de noviembre, donde competirían dos planillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *