Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El empleado le dio tres balazos y lo dejó desangrándose en la calle; fue encontrado culpable de homicidio en segundo grado

Poseer armas de fuego legalmente en Estados Unidos ha causado muchas tragedias a últimas fechas.

Recientemente se dio a conocer que en Tennesse, Estados Unidos, un empelado de una tienda fue hallado culpable de homicidio en segundo grado por asesinar a un adolescente que robó dos latas de cerveza. 

El crimen tuvo lugar el año pasado cuando Dorian Harris, de 17 años, huyó del local sin pagar por las bebidas. Este hecho hizo que Anwar Ghazali lo persiguiera con su arma y le disparara tres veces. 

Tras los disparos, lo dejó morir desangrado en la calle.

«Creo que le baleé», afirmó el empleado al volver a la tienda, según un testigo.

No obstante, ninguno de los presentes llamó a la Policía ni a una ambulancia. El cuerpo de Harris fue encontrado sin vida a la mañana siguiente por unos residentes en el patio trasero de su casa.

Ghazali conocerá su sentencia el 23 de septiembre. Según informa The Root, podría ser condenado a una pena de entre 15 y 60 años de prisión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *