Publicado en Destacado, REGIÓN SUR.

Al acusado se le imputó el delito de abuso sexual agravado, luego de que la denunciante aseguró que éste la llevó con engaños a una clínica del IMSS donde la ultrajó

El juez de Control, Federico Mosco González desestimó los elementos de prueba presentados por el Ministerio Público y la defensa de Wendy, una joven de 21 años con insuficiencia renal terminal, quien denunció haber sido violada por un médico del Hospital General de Iztapalapa.

Esta determinación se dio este miércoles, después de la continuación de audiencia de aproximadamente cinco horas, luego de que se presentó la acusación de violación agravada. El impartidor de justicia sólo fijó la imputación de abuso sexual agravado.

Ante este fallo, el imputado seguirá su proceso en libertad, únicamente con las medidas cautelares de acudir a firmar cada mes ante la autoridad judicial, además, tiene prohibido acercarse a la víctima y se fijaron tres meses para el cierre de la investigación.

El agresor quien es médico nefrólogo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) laboraba en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y evitó ser capturado durante varios meses, hasta el jueves 8 de agosto, cuando agentes de la Policía de Investigación de la procuraduría capitalina lograron judicializar la carpeta de investigación CI-FSP/B/ UI-B-2C/D/04263/11-2018D03 por el delito de violación agravada, misma que fue abierta desde 2018 y estuvo a punto de ser archivada.

El pasado viernes, el juez de Control, le impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa durante la audiencia inicial.

Ese día le fueron leídos los delitos imputados por violación agravada cometida en contra de Wendy “N”, en abril de 2018, quien acusó que bajo engaños la llevó a la clínica 120 del IMSS, para supuestamente practicarle algunos estudios que descartaran salmonela, debido a que la paciente presentaba un cuadro de diarrea.

De acuerdo con lo asentado en el expediente, al que tuvo acceso Excélsior, al llegar al lugar el hombre salió de uno de los consultorios, verificó que nadie estuviera presente y la jaló al interior para ultrajarla, sin que ésta pudiera defenderse, debido a su condición vulnerable por la enfermedad.

Luego de estos hechos, la víctima quedó embarazada, pero debido a su delgadez y fragilidad tuvo un aborto espontáneo.

SEDESA LO SEPARA DEL CARGO.

La Secretaría de Salud local (Sedesa) informó que, ante las imputaciones contra el médico, determinó como medida precautoria separarlo de toda actividad que implicara contacto directo con pacientes.

«El 30 de abril de 2019, se recibe oficio signado por la titular de la Secretaría de las Mujeres de la Ciudad de México, mediante el cual solicita la intervención directa, pues se refiere en dicho oficio la acusación de violación sexual”, expuso la dependencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *