Publicado en Destacado, ESTATAL.

15 días antes de ser acribillado el alcalde Paulino Domínguez envió a un emisario para negociar con el jefe de Celestino Ruiz su silencio

Quince días antes de ser acribillado, Jorge Ruiz Vázquez fue citado en la redacción de El Gráfico de Xalapa, por su jefe quien le insistió, por segunda vez, aceptar un pago del alcalde Paulino Domínguez a cambio de desistir de su denuncia por agresiones y amenazas de muerte en su contra, de al menos cinco funcionarios de Actopan, incluyendo el mismo alcalde.

De acuerdo con información que obra en la carpeta de investigación UIPJ/DXI9°/4659/2019 -a la cual E-Consulta Veracruz  tuvo acceso- Jorge Ruiz se reunió aquella ocasión con su jefe, José Luis Poceros, en las oficinas del medio impreso, ubicadas en la calle Úrsulo Galván, número 31, en la ciudad de Xalapa.

“Debes desistirte de las denuncias y dejar de publicar contra el alcalde de Actopan”, le habría instruido el empresario al décimo cuarto periodista asesinado en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El presidente José Paulino Domínguez Sánchez había ofrecido a José Luis Poceros -a través de un emisario- la cantidad de 10 mil pesos por daños materiales derivados de dos agresiones contra Ruiz Vázquez, en el centro de Actopan y en su vivienda, cometidas el 24 de octubre y el 17 de noviembre de 2018, respectivamente.

«¿Por qué Paulino Domínguez le ofrecía a Celestino una reparación del daño de dos vehículos (que fueron baleados) cuando todavía no habían concluido las investigaciones sobre las responsabilidades por estas agresiones?», cuestiona Jorge Morales Vázquez, secretario ejecutivo de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (Ceapp).

Con base en la carpeta de investigación 114/2018, radicada en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y en Delitos contra la libertad de Expresión, el primer hecho violento contra Ruiz Vázquez se registró el 24 de octubre de 2018. El auto del comunicador modelo Tsuru fue impactado por personas desconocidas con bates, en el primer cuadro del municipio de Actopan.

Posteriormente, el 17 de noviembre de 2018, personas armadas cometieron un segundo atentado en la casa del comunicador, ubicado en la comunidad La Bocanita. Esta ocasión fue rafagueda la fachada de su vivienda, así como los parabrisas de dos vehículos.

Por el presunto “pago” que buscaba frenar las denuncias por estos dos hechos, el director del Gráfico de Xalapa, José Luis Poceros, recibió un citatorio este 6 de agosto para comparecer ante la Fiscalía General del Estado (FGE) e informar -en calidad de testigo- la identidad del emisario del alcalde panista, quien también buscaba, bloquear las publicaciones del reportero veracruzano sobre probables desvíos de recursos en la administración municipal.

Un día antes, Rafael Poceros Luna, gerente de El Gráfico de Xalapa, exigió ante medios nacionales justicia por el crimen de su colaborador, sin embargo, la respuesta del medio fue contrastante tras el requerimiento de la fiscalía, pues hicieron caso omiso del citatorio.

“Me resulta extraño e indignante la postura de José Luis Poceros. Hoy se dicen mártires de la corrupción, pero no ayudan a esclarecer el crimen de Celestino. Su actitud lo convierte en cómplice”, sostiene Jorge Morales para E-Consulta Veracruz​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *