Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

La Falla de San Andrés es uno de los mitos más grandes de la geología y uno de los temores más grandes de la sismología

La Falla de San Andrés es uno de los mitos más grandes de la sismología y la geología terrestre. Su estudio ha sido limitado y las preocupaciones por su posible actividad han generado desde leyendas urbanas hasta películas, pero ¿realmente qué es y por qué espanta tanto a geólogos y científicos?

Esta deformación deformación geológica recorre alrededor de 1 mil 300 kilómetros entre California, Estados Unidos, y Baja California, México, y su existencia constituye uno de los fenómenos geográficos más interesantes del planeta, al ser un potencial riesgo de desprendimiento de masa continental.

¿Qué es la falla de San Andrés y por qué asusta tanto a los geólogos?

Contrario a lo que se piensa, la falla se encuentra generando actividad sísmica constantemente a lo largo de sus 1 mil 300 kilómetros. Sin embargo, el riesgo que se ha encontrado en ella radica en la parte sur de la misma, que está ubicada cerca de las metrópolis californianas, Los Ángeles y San Francismo

En 1906, un sismo de 7.8 grados en escala Richter ocasionó la destrucción de gran parte de la infraestructura de la ciudad y la muerte de alrededor de 3 mil personas.

¿Qué es la falla de San Andrés y por qué asusta tanto a los geólogos?

A este próximo posible gran evento, los expertos de la materia lo han denominado “The Big One”, y durante años se han preparado medidas de contención a riesgos y daños que pudiera provocar este evento, del que no hay certeza de que ocurra o cuándo lo haría.

La Falla de San Andrés es una de las fallas geológicas más importantes del planeta y el mito que existe alrededor de él se centra en la posibilidad que tendría de impactar a ciudades con grandes poblaciones, sin embargo, es solamente un fenómeno natural como cualquier lago, volcán o cordillera.

Su actividad parte de su misma naturaleza y la existencia de sismos es inevitable, como demuestran los ocurridos en los pasados días en Los Ángeles.

En México, un posible Big One podría tener impacto en la cercanía de esa zona geográfica, llegando su impacto hasta Baja California y Baja California Sur, e incluso también parte de Sonora. Por otro lado, su movimiento y su naturaleza a desplazarse hará que, en aproximadamente 50 mil años, Baja California se desprenda del México continental y se convierta en una isla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *