Publicado en Destacado, NACIONAL.

Xalapa. (La Jornada) El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), investigadores de la Universidad Veracruzana (UV), del Instituto Tecnológico de Boca del Río, y pescadores del Golfo de México, localizaron siete estructuras arrecifales sumergidas entre Tamiahua y el río Tecolutla, y entre Antón Lizardo y la desembocadura del río Papaloapan.

De acuerdo con los resultados de las investigaciones, que fueron presentadas este día desde la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información de Boca del Río, las siete estructuras arrecifales descubiertas comprenden una superficie de más de mil hectáreas.

Del hallazgo, destacaron el arrecife Piedras Altas, localizado en la desembocadura del río Tecolutla, que representa el de mayor superficie con 388 hectáreas. Así como el coralino Corazones, ubicado frente a la laguna de Tamiahua, con una longitud cercana a los cinco kilómetros por 700 metros de ancho, lo cual lo ubica como el más largo y septentrional reportado a la fecha.

También destacaron Los Gallos y Camaronera, ubicados entre Antón Lizardo y el río Papaloapan, que cuentan con ecosistemas relevantes para la fauna marina como esponjas, algas y otros invertebrados.

El investigador del Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías de la UV, Leonardo Ortiz Lozano, comentó que las siete estructuras de arrecifes descubiertas todavía no son reconocidas por las autoridades mexicanas, por lo que no tienen protección.

Y debido a que la explotación de hidrocarburos en el Golfo de México, la directora de la Oficina Golfo de México del Cemda, Ximena Ramos Pedrueza, dijo que gestionarán su protección ante la Comisión Natural de Áreas Naturales Protegidas.

Ramos Pedrueza afirmó que iniciarán las gestiones para que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) declare como protegidas a las siete estructuras de arrecifes.

“Se empezará a hablar con las autoridades competentes, que son la Conanp, con Semarnat, para iniciar el diálogo sobre cuál es el mejor mecanismo de protección y sobre todo los arrecifes que están más cerca de áreas naturales protegidas existentes, para ver cuál es la opción, si se modifica la poligonal o se brinda otro tipo de protección”, expuso.

Fuente: Por Eirinet Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *