Publicado en Destacado, NACIONAL.

Audra Bear asegura que obtiene el alimento y la energía, que necesita para vivir, de la respiración.

Después de ser vegana, una mujer le dijo adiós a la comida sólida y asegura que se alimenta de aire. ¡Suena extremo, pero es real!

Audra Bear, de 25 años de edad, originaria de la ciudad de Minneapolis, en Minnesota, Estados Unidos, dice que su estilo de vida lo basa en el “prana”, que significa aire o energía vital, en el hinduismo.

«Es una fuerza dadora de vida que fluye en, a través y alrededor de todas las cosas, está en el aire que respiramos, la luz del Sol, la naturaleza, las conexiones con las personas y todos los seres vivos. Es una energía poderosa que en realidad tiene la capacidad de alimentarnos y sostenernos como humanos”, menciona.

La joven comenta que gracias al poder del ayuno y de sus ejercicios de respiración diarios, de 40 minutos, se quedó sin apetito de alimentos sólidos, por lo que solo ingiere jugos y . De hecho, su ayuno más largo duró 97 días.

En el siguiente video se observa a Audra en una sesión de respiración.

La mujer argumenta que el Sol y su entorno natural le proporcionan la energía natural que necesita para vivir.

«Vivir un estilo de vida pránico consiste en cambiar tu enfoque de nutrir tu cuerpo con fuentes más densas (comida) a fuentes menos densas (energía), teniendo en cuenta que la comida no es mala, puedes disfrutarla si quieres”, apunta la mujer.

Pero, este modo de vida ¿es sano?

Una nutrióloga, citada por el diario británico Daily Mail, informó que este tipo de prácticas pueden ser perjudiciales para la salud, “no hay evidencia científica de que la respiración ofrezca nutrientes esenciales”.

La científica de nutrición, Helena Gibson-Moore, señaló que la dieta de Audra es baja en energía, y con el tiempo estará perdiendo nutrientes que son importantes para mantener una buena salud.

Por último, Audra subraya que su estilo de vida no se basa en la carencia de alimentos, sino es salir de la vida tradicional, donde también hay abundancia, salud y felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *