Publicado en Destacado, NACIONAL.

En Xcalak, municipio de Otón P. Blanco, en la frontera con Belice, pobladores iniciaron el combate para evitar el cierre de sus negocios

El estado de Quintana Roo enfrenta un excesivo recale de sargazo en 250 kilómetros de sus 480 kilómetros de costas, lo que ha propiciado un intenso combate de extracción por diversos métodos.

Son 250 kilómetros entre Tulum y Xcalak, que Xcalak es ya la frontera con Belice. La concentración es más fuerte y el impacto principal va a ser en esa área”, señaló Esteban Amaro, director de Red de Monitoreo de sargazo en Quintana Roo.

En Xcalak, municipio de Otón P. Blanco, en la frontera con Belice, el alga está en 10 metros de la playa al mar, aquí pobladores iniciaron el combate para evitar el cierre de sus negocios.

Todo sea por el bienestar del turismo y del propio, en las playas de Quintana Roo le echamos ganas. Hasta ahorita se han recolectado 8 volquetes de puro sargazo”, refirió Roger Chan, poblador.

Tulum, en la zona centro de Quintana Roo, el alga invadió la playa principal y los trabajos por parte de brigadistas y pobladores se intensificaron y hay muy poca gente en el mar.

Desde que he llegado no me he metido, ni los pies he podio meter, tengo muchas ganas de poder disfrutar las playas, pero no me inspiran”, dijo Victoria Vargas, turista mexicano.

En Playa del Carmen, Solidaridad, hay acumuladas toneladas de sargazo y su playa principal se convirtió en una zona de fango.

En Puerto Morelos se han colocado 2 mil 200 metros de barreras antisargazo, y es uno de los municipios con menos acumulación en sus costas.

En Cancún, el recale de algas es menor, las playas se limpian constantemente.

Este es el reporte de la extracción de sargazo de febrero al 20 de junio.

Hasta la semana pasada, el reporte era arriba de las 10 mil toneladas retiradas de las distintas playas de Quintana Roo, no se cuenta con la información del sector privado”, refirió Alfredo Arellano, secretario de Ecología y Medio Ambiente Quintana Roo.

Los métodos de extracción se realizan a través de barcos sargaceros y manualmente, que se suman a la instalación de 6 kilómetros de barreras antisargazo en el mar y otras tres barreras en playa, todo esto es para evitar que el sargazo llegue a la costa, lo que propicia mal olor, mal aspecto y problemas ambientales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *