Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

Luego de 30 años de ausencia, Japón reanuda la caza contra las ballenas, se convierten nuevamente en un tema de controversia

 

Después de 30 años, Japón reanuda la caza comercial de ballenas a partir de este lunes; pese a las críticas, hay quien considera que esta actividad tiene un fondo moral y cultural.

Japón reanudará este 1 de julio oficialmente la caza comercial de ballenas, tras decidir abandonar la Comisión Ballenera Internacional (CBI), hace seis meses, y zanjar la moratoria que aplicó durante tres décadas.

Consideramos que las ballenas son recursos marinos como los peces y que pueden utilizarse siguiendo criterios científicos”, explicó un responsable del Ministerio de Agricultura, Bosques y Pesca. “Determinamos cuotas con el fin de no perjudicar a las especies”.

El barco factoría Nisshin Maru, buque insignia de la flota ballenera nipona, y otros varios navíos dejarán el puerto de Shimonoseki, presidido por una enorme estatua de una ballena, para ir a cazar cetáceos frente a las costas japonesas, en la zona de exclusividad económica del archipiélago. Otra flota partirá de Kushiro, en la isla septentrional de Hokkaido.

Estamos emocionados con la reanudación de la pesca”, comentó Yoshifumi Kai, presidente de una asociación de pescadores.

Los balleneros no faenarán en alta mar, como hicieron en los últimos treinta años “por razones científicas”.

¿Por qué cazan ballenas en Japón?

 

Japón empezó sus “misiones de investigación” en la Antártida y en el noreste del Pacífico hace 32 y 25 años, respectivamente, renunciando a una pesca puramente comercial, pero sirviéndose de una “excepción científica”, tolerada por la CBI.

Durante esas tres décadas, el archipiélago fue objeto de duras críticas de los ecologistas por sus formas de proceder, juzgadas crueles, mientras que existen métodos no letales para llevar a cabo experimentos científicos, según sus detractores.

Además, si las ballenas se utilizaban con fines científicos, parte de su carne acababa en las pescaderías, aunque ésta no sea enormemente popular.

Sin embargo, hay quien quiere preservar una tradición aún anclada en una parte de la población, sobre todo los ancianos, que recuerdan que la ballena era su única fuente importante de proteínas en la posguerra.

Además, para algunas ciudades, la pesca de ballena representa una razón de ser, si no económica, al menos cultural y moral.

Es el caso de Shimonoseki, desde el mes de febrero se sirve ballena de vez en cuando en centros escolares, con el fin de iniciar a los niños en esta tradición culinaria de la región y resucitar el hábito de consumo.

En el siguiente video se explica que la caza de ballenas en Japón es “un estilo de vida”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *