Publicado en Destacado, NACIONAL.

Los albergues en Tijuana están casi llenos, los encargados consideran que es obligación del gobierno garantizar a los migrantes lugares dignos para vivir.

En Tijuana, el acuerdo migratorio entre los Gobiernos de México y Estados Unidostiene dividida a la población.

Daniel Torres Lira, habitante de Tijuana, dijo: “El que es tijuanense, o que es nacido en Baja California, lógicamente que no quiere a los migrantes y no es que seamos racistas, si no que representa una serie de problemas muy graves que van desde inseguridad, delincuencia, robos”.

Vecinos de un centro de espectáculos, que hace unos meses fue habilitado como albergue, tienen opiniones encontradas sobre la posibilidad de que ‘El Barretal’ se vuelva a abrir para atender a los migrantes centroamericanos varados en la ciudad.

José Padilla, habitante de Tijuana, comentó: “No sé cuándo van a llegar porque nosotros aquí cuando estaban les llevábamos de comer”.

Empresarios de la zona fronteriza de Baja California están dispuestos a emplear a migrantes, incluidos los que podrían llegar con las deportaciones masivas anunciadas por el presidente Trump y piden hacerlo en orden, que el Gobierno Federal se involucre, ayude a agilizar los permisos y haga un censo para saber quiénes son.

Rodrigo Llantada, líder del bloque empresarial fronterizo, comentó: “Hay espacios para trabajar en todos los aspectos, en la industria, servicios, lo que nos falta es que generemos un protocolo especial, pero también que entiendan los migrantes que hay leyes, normas, un modus vivendi que queremos que se preserve, una paz social que queremos que se respete.

HAY TRABAJO, PERO NO LUGARES EN DONDE VIVAN

Juan Manuel Gastélum, alcalde de Tijuana, dijo que el gobierno de la ciudad no tiene los recursos ni infraestructura ni material para atender la problemática.

“Nosotros sí percibimos una alarma, un descontento, un desánimo por la falta de información del gobierno federal en el tema de migración”.

Patrick Murphy dirige uno de los 16 albergues para migrantes que hay en Tijuana.

Reprocha que el Gobierno Federal no se preocupe por atender a las personas que dejó pasar por la frontera sur.

Patrick Murphy, director de la Casa del Migrante en Tijuana, señaló: “El gobierno se queda muy tranquilo, estamos haciendo nuestro trabajo y no están haciendo nada, por un lado el presidente estaba diciendo bienvenidos a todos y después por otro lado decía, pero no vamos a ayudar a las asociaciones civiles porque todos son corruptos”.

El alcalde de Tijuana advierte que en lo que resta de su gobierno no invertirá dinero en atender un problema que, dice, causó la federación.

Los albergues en Tijuana están casi llenos, los encargados consideran que es obligación del gobierno garantizar a los migrantes lugares dignos para vivir.

Hay habitantes de la ciudad que aseguran que antes de eso, se debería pensar en ayudar a los mexicanos más pobres.

 

 

 

 

Con información de Ana Lucía Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *