Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

537 buitres han muerto tras ingerir la carne de tres elefantes muertos que habían sido envenenados previamente por cazadores furtivos en Botsuana (África).

El Departamento de Vida Salvaje y Parques Nacionales encontró los cadáveres de los carroñeros en una zona del Distrito Central (noreste). El veneno inoculado a los paquidermos era un “producto químico peligroso” que provocó la muerte indiscriminada de águilas y buitres.

La zona donde fueron encontrados los animales está siendo desinfectada y se han tomado muestras de todos los cadáveres para realizar un análisis más a fondo, han indicado fuentes gubernamentales.

El envenenamiento de animales es una práctica ilegal pero habitual entre los cazadores furtivos.

La directora de Delitos contra la Vida Salvaje del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales ( IFAW), Pauline Verheij, califica los hechos de “noticia catastrófica”, tal y como escribió en su cuenta de Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *