Publicado en Destacado, NACIONAL.

El gobierno federal y gobiernos locales han justificado la entrega de contratos sin competencia al consorcio Corporativo Kosmos, argumentando la “urgencia” de comprar sillas, carpas y moños de distintos colores para que el crimen “no rebase a la policía”.

Incluso, han señalado la importancia de que las personas no dejen de comer y estén bien alimentadas, o la necesidad de hacer contratos de última hora porque no alcanzó lo adquirido con licitaciones consolidads.

Corporativo Kosmos es un grupo de tres empresas que en los últimos años han acaparado las compras de alimentos en el sector público, y a los que también se les han adjudicado otros servicios que nada tienen que ver con ello.

De acuerdo con lo que publica Animal Político, algunos de estos argumentos, como el de las adquisiciones de última hora posteriores a compras consolidadas, han sido señalados por el propio López Obrador como un “modus operandi” que abrió la puerta a la corrupción en gobiernos anteriores.

El presidente lo usó de ejemplo para la compra de medicamentos, aunque documentos oficiales prueban que continúa ocurriendo en la actual administración, al menos en cuanto a los alimentos.

El portal de noticias señala que Corporativo Kosmos ha obtenido, tan solo en el arranque de este gobierno, 51 nuevos contratos con la administración federal y las administraciones de Ciudad de México y Veracruz por un monto de casi 875 millones de pesos.

Destaca que de estos contratos, más del 75 por ciento se han entregado vía adjudicación directa, es decir, sin competencia. Hubo otro de invitación restringida, y solo 11 por la vía de la licitación pública.

La proporción es inversa a lo que indica el artículo 134 de la Constitución y las leyes de adquisiciones federales y locales que priorizan como método de contratación general la licitación pública, y como excepciones otros mecanismos como las adjudicaciones directas, debiendo justificarse para ello el motivo por el cual no se utilizó la competencia abierta.

Estas normas señalan que un contrato solo se puede adjudicar directamente a una empresa en situaciones específicas (como una emergencia natural o una situación extraordinaria) que justifiquen el que no se haga una convocatoria abierta para contratar a la que tenga la mejor propuesta, tanto en precio como en calidad del producto o servicio. La decisión debe estar bien argumentada y aprobada por un comité diseñado para ello.

 

Fuente:AnimalPolítico/Foto:Archivo/JAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *