Publicado en Destacado, NACIONAL.

Vivian Michelle de 7 años, Jazmín de 12, y María Cristina de 3 años, tuvieron en común la infancia y ser víctimas de la indefensión en la que vive la ciudadanía en la entidad oaxaqueña. Las tres fueron asesinadas en lo que va de este año. Su infancia fue mutilada de tajo.

El hecho se enmarca en la tendencia al alza de crímenes en contra de niñas, niños y adolescentes en el país, en donde, de acuerdo con un reporte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en tan sólo siete años, 10 mil 547 menores de edad fueron asesinados.

En la cadena de violencia que rodea a la entidad y al país, es la población infantil la más vulnerable. “La niñez y la juventud en el estado de Oaxaca viven en la total indefensión. La violencia estructural está cobrando la vida de la población en general, pero máxime en estos casos lamentables en donde no vemos justicia”, señaló Ana María Hernández Cárdenas, integrante de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad.

Además del nivel de inseguridad -añadió- también alarma el nivel de saña, de falta de respeto por la vida de personas inocentes, el fácil acceso a armas de fuego y la naturalización y tolerancia social ante estos hechos.

“Es lamentable que como sociedad ya no nos cimbra, porque la indefensión aprendida es un problema social; hay desesperanza en que esto pude ser distinto. La naturalización de la violencia es la derrota más grande a nivel simbólico”, expuso.

Parafraseando a la periodista Soledad Jarquín Edgar durante el mitin a un año del asesinato de su hija María del Sol Cruz Jarquín, la activista feminista señaló que resulta una justificante decir que las mujeres fueron asesinadas por estar en lugares y momento equivocados. “Las personas no están en lugares equivocados, tenemos un estado que ha equivocado su función y omitido su responsabilidad de proteger a la población”, subrayó.

En enero de 2019, Vivian Michelle de 7 años resultó herida con arma de fuego por una bala lanzada al aire de manera irresponsable en Santa María Petapa. La niña falleció días después en el hospital.

Apenas el 3 de mayo de 2019 fue asesinada Jazmín, de 12 años, junto con su madre en su domicilio en San Sebastián Tutla. Madre e hija fueron apuñaladas en distintas ocasiones.

Finalmente, este 5 de junio fue acribillada durante una emboscada, María Cristina de tres años de edad quien iba con su padre. La agresión con armas de fuego ocurrió en el municipio de San Pedro Ixcatlán, en la región de la Cuenca del Papaloapan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *