Publicado en Destacado, NACIONAL.

El fétido olor y la presencia de aves de rapiña condujeron a campesinos  de San Mateo Macuilxóchitl, perteneciente a Tlacolula de Matamoros, a la localización del cadáver de una persona en estado de descomposición.

El cadáver del desafortunado sujeto quen tenía atadas las manos, fue encontrado a 450 metros de la carretera federal 190, en la última curva antes de llegar a la zona arqueológica de Dainzú (Tierra de órganos). El sujeto vestía una camisa azul manga larga, pantalón de mezclilla y zapatos de color arena.

Al lugar se presentaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), quienes iniciaron las primeras investigaciones, así como peritos de la Fiscalía General, los cuales tomaron las muestras necesarias que aporten datos para las investigaciones correspondientes.

Posteriormente, se realizó el levantamiento legal del cadáver y su traslado al anfiteatro Luis Mendoza Canseco, para la realización de la necropsia de ley correspondiente y determinar las causas de la muerte.

 

Ahí encontraron a una mujer

A 20 metros de donde fue encontrado el cadáver, el cuatro de abril del 2018 fue localizado dentro de un tambo de 200 litros, el cuerpo  sin vida Reyna Alicia M.M., de 22 años de edad, quien desapareció junto con su bebé de 16 días, quienes desaparecieron  el dos de abril de ese mismo año, en la calle de Diego de los Hornos de la colonia Calicanto de Santa Lucía del Camino.

Campesinos se acercaron para ver qué contenía un bote de plaśtico de color azul, al estar cerca tuvieron a la vista las extremidades de una dama, por lo que informaron a las autoridades.

Fue el agente municipal de Macuilxóchilt quien reportó del hallazgo al número de emergencia 911.

Los primeros en presentarse fueron elementos de la Policía Estatal comisionados en Santa María El Tule.

Al lugar se presentaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), quienes junto con peritos de fotografía, dactiloscopia y planimetría, iniciaron las primeras investigaciones, para dar con el paradero del o de los que acabaron con la vida de la mujer.

Al destapar el tambo  los agentes investigadores tuvieron a la vista un cuerpo humano que se encontraba  boca abajo, y presentaba disparos de arma de fuego en genitales, así como no se encontraron credenciales que pudiera dar con la identidad de la víctima.

Por lo que, fue levantado el cadáver de la malograda mujer, la cual fue embalada con todo y tambo, para luego ser trasladado al panteón municipal, para la necropsia de ley correspondiente, y de esa forma, determinar las verdaderas causas de su muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *