Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un hombre que se hizo pasar por un príncipe saudí para estafar a los inversores y llevar un estilo de vida lujoso fue condenado a 18 años de prisión.

Anthony Gignac recibió la sentencia el viernes en Miami por robar al menos 8 millones de dólares mientras se hacía pasar por el sultán Bin Kahlid Al-Saud, para comprar un Ferrari, relojes Rolex y alquilar un condominio en una isla exclusiva del sur de Florida.

El diario Miami Herald informó que la jueza de distrito Cecilia Altonaga lo llamó un «autor intelectual».

Fingía ser un príncipe saudí para estafar, pero lo atraparon

Gignac nació en Colombia hace 48 años pero fue adoptado por una familia de Michigan cuando era pequeño. Es ciudadano estadunidense.

Se declaró culpable en marzo de fraude electrónico, haciéndose pasar por diplomático y otros delitos.

El viernes le dijo a la jueza Altonaga que aunque aceptaba su responsabilidad, otras personas estaban involucradas y también deberían haber sido acusadas.

Fingía ser un príncipe saudí para estafar, pero lo atraparon

‘SU ALTEZA REAL’

Para cometer sus fraudes, Gignac compró placas de licencias diplomáticas falsas, una insignia falsa del Servicio de Seguridad Diplomática para sus guardaespaldas, vestimenta tradicional saudí, artículos de lujo compatibles con el estilo de la realeza y tarjetas de negocios que lo presentaban como ‘Príncipe’, ‘Su Alteza Real’ y/o ‘Sultán’.

Incluso Gignac tenía una cuenta Instagram en la que compartía fotografías de miembros de la realeza saudí y en una de ellas aparece el rey saudí con el mensaje ‘mi papá’.

Fingía ser un príncipe saudí para estafar, pero lo atraparon

Desde 1988, ha sido arrestado o condenado en once ocasiones diferentes por planes relacionados con la suplantación de la identidad del príncipe, indicó la Fiscalía.

Gignac se hacía llamar príncipe al reunirse con inversores, por correo electrónico y por teléfono.

Y hasta exigía el cumplimiento de un protocolo especial que incluía la recepción de regalos cuando las personas se reunían con él para participar en negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *