Publicado en Destacado, ESTATAL, REGIÓN SUR.

Familias que tienen personas desaparecidas en este municipio, han pedido informes sobre qué más hallaron junto a los huesos, pero nadie les responde.

Con el hallazgo de restos óseos en fosas clandestinas del municipio de Agua Dulce, en la Subunidad Integral de Procuración de Justicia se han presentado familiares de desaparecidos para preguntar qué datos o señas existen respecto a esas osamentas; sin embargo, no hay respuesta, incluso, pidieron que no se filtre ningún dato a medios informativos.

Una mujer, quien perdió a su hijo hace dos años en este municipio, solicitó que le den informes si encontraron o no ropa en esas fosas; “quiero aunque sea sus huesitos”, dijo, con el fin de sepultarlo y tener una tumba dónde prenderle una veladora y así terminar su dolorosa angustia.

Hasta el momento, no hay ningún informe oficial y las autoridades locales aseguran que “esa actividad –de las fosas en Agua Dulce- es obra de Servicios Periciales y Fiscalía de Xalapa”.

En este municipio, la Subunidad Integral de Procuración de Justicia tiene un registro de por lo menos 10 personas desaparecidas en los últimos años, y aunque se estima que el número de víctimas es mucho mayor, no en todos los casos hubo denuncia de parte de sus familiares, por amenazas o por otras causas.

Por ejemplo, actualmente hay un jovencito de 23 años de edad de la colonia Nazareth que lleva 14 días desaparecido; era amigo del otro joven que fue hallado envuelto en bolsas negras la semana pasada y se perdieron casi al mismo tiempo. Su familia hasta el momento no denuncia penalmente y por lo tanto no hay ninguna búsqueda.

Asimismo, el 15 de julio de 2018 fue ejecutado y cercenado el joven choapense José Alfredo Jiménez Maldonado, y su cuerpo nunca fue hallado. Se pudo conocer sobre su asesinato, porque el grupo delictivo que lo sacó de su vivienda exhibió un video donde lo tienen hincado bajo rigoroso cuestionamiento, posteriormente, en otro video aparece sin vida y en condiciones sanguinarias.

Otras personas desaparecidas y por lo cual existe denuncia penal son: Román Hernández Arias, Heriberto Ramos Gómez, Natividad Cacho Gómez, Beatriz Morales Hernández, Ovidio Olaeta Hernández, José Aniceto Mayo Torres, Felipe Contreras Torres y sus hijos Jesús y Gustavo Contreras Torres, de 22 y 23 años respetivamente, así como Venancio Contreras González de 35 años.

Entre los casos de desaparecidos del que nunca hubo ninguna pista de su paradero ocurrió el 18 de julio de 2017 cuando fue “levantado” por un grupo armado al momento que salía del fraccionamiento La Hacienda, en la colonia J. Mario Rosado, el joven José Aniceto Mayo Torres, de 27 años de edad, distribuidor de tortillas en motocicleta.

Los hechos fueron a las 08:50 de la mañana y a pesar de que se implementó un operativo de búsqueda no se le pudo localizar. Este joven fue buscado por su madre en diversos puntos, incluso en el reclusorio de Coatzacoalcos pensando que se habían equivocado de persona y que pudo ser detenido por la Policía Ministerial, pero tampoco fue encontrado.

Su mamá Aydé Torres dio vueltas por su búsqueda, ella quiere saber qué paso con él y si realmente lo mataron, quisiera conocer en qué lugar abandonaron su cuerpo para recuperarlo y sepultarlo dignamente, con lo que también terminarían sus dos años de angustia.

Cabe mencionar que en el anfiteatro del panteón municipal de Las Choapas permanecen dos osamentas que fueron encontradas en las fosas de Agua Dulce, donde personal de la Fiscalía y de Servicios Periciales llevan a cabo la búsqueda de restos humanos, específicamente en la calle Canuto de la colonia El Naranjal.​

 

Con información de Diario Digital de Veracruz – Presencia / Fotografía Ilustrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *