Publicado en Destacado, NACIONAL.

El chofer de un tráiler sufrió este miércoles un paro cardiaco mientras conducía la unidad y embistió a dos autos en la carretera Texcoco-Lechería, en Ecatepec, Estado de México.

El chofer del tráiler murió y dos personas resultaron heridas. La circulación se encuentra afectada con dirección a la Central de Abastos de Ecatepec.

El 26 de mayo, cuatro personas murieron y ocho más resultaron heridas debido al accidente ocasionado por un tráiler que impactó contra varios vehículos, en la avenida Vasco de Quiroga, en la colonia Pueblo de Santa Fe, de la alcaldía Álvaro Obregón en la Ciudad de México.

Tres días después, un juez vinculó a proceso al joven de 24 años de edad, qué conducía el tráiler que impactó contra varios vehículos y una casa en la zona de Santa Fe.

Arturo Oropeza resultó lesionado y su taxi quedó destrozado después de que el camión con 20 toneladas de leche que transportaba Isidro “N” chocara en la colonia pueblo Santa Fe.

La casa que frenó el impacto permanecía acordonada y la familia que vive ahí fue trasladada a un hotel, mientras se realizan las reparaciones.

«No estábamos aquí es algo impactante, llegué minutos después del accidente”, apuntó Fabiola Morales, dueña de la casa.

Cuando el camión se subió a la banqueta atropelló a la familia integrada por Gabriel Mendoza Loyola, de 41 años. Su esposa Maribel Trujillo, de 36, y sus hijos Alyson, de 10, y Óscar, de 5 años de edad. De esta familia solo sobrevive una adolescente de 15 años de edad. Hoy, todos fueron despedidos por vecinos de la zona.

Según habitantes de la colonia, el señor Gabriel trabajaba en una tienda de muebles y cantaba por las tardes en una parroquia localizada a unos 800 metros de donde ocurrió el accidente. Al momento del accidente, la familia iba camino a la iglesia.

En la audiencia inicial, en las salas de Oralidad del Reclusorio Sur, el Ministerio Público enfatizó que un perito en mecánica automotriz dictaminó que el camión que ocasionó la tragedia se encontraba en óptimas condiciones mecánicas, por lo que estimó que quien lo conducía pudo detenerse en cualquier momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *