Publicado en Destacado, NACIONAL.

Cuando adoptamos una mascota, rápidamente comenzamos a establecer una fuerte relación. Ellos se sienten protegidos y entienden que ahora son parte de una familia, así que se vuelven fieles y jamás querrán estar lejos de esa persona que tan felices los hace.

Pero a veces ocurren ciertas situaciones que podrían complicar las cosas… como una enfermedad queobligue visitar al veterinario y quedar internado.

Tal como ocurrió con este perrito, que enfermó y debió ser operado de urgencia.Y si bien todo salió como esperaban y la recuperación debía pasarla en el veterinario, su hermano pequeño y mejor amigo se negó a ir a casa y volver al día siguiente por él.

Quizá haya gente que no conozca en profundidad lo que significa ser pibe y tener una mascota. Quizá haya alguno por ahí que no sepa bien qué significa quedarse toda la noche en vela en una veterinaria porque a tu perro lo operan y tiene miedo y está asustado. Quizá haya quién nunca descubra el cariño que hay detrás de esta foto, el amor por el compañero de andanzas, la lealtad hacia otro ser vivo que es casi parte de uno mismo. Al que no hay que explicarle nada, definitivamente, es al pibe de la foto. Ese pibe entendió todo: la certeza de que hay momentos en que hay que bancar. Así de simple. Así de complejo. Así de humano.

Y tú, ¿conoces ese tipo de amor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *