Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Emiliano Salinas Occeli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, afirma que renunció a la secta NXIVM cuando supo de los tatuajes que se hacían a mujeres que formaban parte de un grupo denominado D.O.S., cuyas siglas quieren decir “Dominant Over Submissive” (dominante sobre sumisa, en español).

En Despierta con Loret se informó que la filial más grande de NXIVM (de pronunciación Nexium), la empresa fundada por Keith Raniere, estaba en México a nombre de Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

Durante el juicio que se realiza contra Keith Raniere en Estados Unidos, en la evidencia que presentó la fiscal Moira Kim, Emiliano Salinas aparece en un esquema del primer círculo del fundador de NXIVM.

El jueves 23 de mayo, en Twitter, Emiliano Salinas Occeli publicó un comunicado en el que condena y rechaza categóricamente las prácticas que se llevaban a cabo en el grupo denominado D.O.S., que en español quiere decir dominante sobre sumisa.

Asegura que durante el periodo de su asociación comercial con NXIVM, jamás participó o estuvo involucrado de forma alguna con D.O.S.

También señala que, a principios de 2018, cuando una conocida involucrada en D.O.S. decidió relatarle sus experiencias, renunció y cortó de manera inmediata cualquier tipo de contacto con NXIVM (de pronunciación Nexium).

Tras dos décadas de operación en por lo menos cinco países, la millonaria organización NXIVM (de pronunciación Nexium), que fundada por el estadounidense Keith Raniere y se dedicaba a impartir cursos de autoayuda, está sumergida en un escándalo mundial.

La historia empieza el 17 de octubre del 2017 con una publicación del diario The New York Times: una de las integrantes más activas denunció prácticas irregulares de un pequeño grupo dentro de NXIVM, denominado D.O.S., que involucraba posible abuso sexual, esclavitud y tráfico de personas con fines sexuales.

A raíz de eso y de diversas denuncias en su contra el gobierno de Estados Unidosabrió el caso 1:18-mj-00132-lb en contra de Keith Raniere por posible tráfico sexual y de personas, además de conspiración para trabajo forzado. Raniere fue detenido en Puerto Vallarta, México, en marzo de 2018, desde entonces cumple con prisión preventiva en Brooklyn, en cuya Corte inició el juicio en su contra el 7 de mayo de este año.

El caso, desde entonces, ha cobrado importancia en México, pues involucra a decenas de mexicanos que formaron parte activa de la organización, siendo el país con la filial más grande del mundo, después de que hace 15 años la licencia de ésta para operar en nuestro país fuera cedida por el propio Raniere a Emiliano Salinas Occeli y a su socio, Alejandro Betancourt Ledesma.

 

 

 

Con información de Despierta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *