Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Edward Dylan Price se presentó ante el Tribunal de Magistrados de Sweansea, se declaró culpable y recibió un castigo ejemplar

El fútbol inglés fue protagonista de un violento episodio durante la previa del partido en el que el el Derby County enfrentó al Swansea por la Football League Championship (segunda división), cuando un fanático del equipo visitante trató de ingresar borracho al estadio.

El tribunal de la ciudad tomó duras sanciones contra el aficionado después de que éste abofeteara a una de las encargadas de seguridad de los alrededores del recinto. Una cámara captó el momento en el que cometió la agresión.

Edward Dylan Price, fanático de los «Los Carneros» dirigidos por Frank Lampard, no pudo acceder al Liberty Stadium de Swansea después de que el personal de seguridad que estaba en la entrada le negara el paso por su inconfundible estado de ebriedad.

Tras la negativa, y sin mediar palabra, el oriundo de Derby golpeó duramente a la mujer en la cabeza antes de ser capturado por la policía. Finalmente, el hombre fue trasladado a la cárcel y posteriormente se le inició un sumario que acarreó diversos castigos.

Ante el Tribunal de Magistrados de Sweansea, Price se declaró culpable de golpear en la cara a la asistente Iona James en medio de una discusión: «Le dijo a la policía durante la entrevista que es un idiota cuando esta borracho», aseguró a la corte la fiscal Julie Sullivan.

«Había estado bebiendo desde las 2 de la tarde y el incidente ocurrió alrededor de las 8 de la tarde. Llegó a Swansea y fue a un pub cerca del Liberty Stadium, emocionado porque Derby jugaba contra Swansea (…) Había ido a buscar su boleto, luego regresó al pub y bebió más alcohol», agregó Sullivan.

Por tal motivo, el agresor fue sentenciado a cumplir una orden comunitaria de 12 meses. Además, tendrá que asistir a un centro de tratamiento para alcohólicos por nueve meses y recibió una multa de 63 dólares.

También deberá pagarle la misma cantidad de dinero a la víctima, quien podrá iniciarle una demanda paralela y se le prohibió la asistencia a partidos dentro de Inglaterra o Gales por un período de tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *