Publicado en Destacado, ESTATAL.

El subdelegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en Veracruz, Rafael Trillo Gracida, señaló que en caso de recibir una tarjeta de crédito que no fue autorizada, se debe proceder a la cancelación de la misma, de lo contrario, la persona tendría que pagar el dinero que ocupó, incluso, podría enfrentar problemas jurídicos.

“Cuando nos llegue una tarjeta o un estado de cuenta, y observemos que ese estado de cuenta tenga cargos en la tarjeta de crédito o esté al tope, debemos dirigirnos al banco para que nos den una explicación sobre si nosotros autorizamos esa tarjeta de crédito”.

En entrevista, Rafael Trillo dijo que esta situación podría tratarse de “de un robo de identidad”, por lo que podrían sacar tarjetas, carros o préstamos personales.

“Nos puede llegar un estado de cuenta y a lo mejor nos están cobrando una comisión, que es la anualidad de la tarjeta, porque el ejecutivo, dentro de lo que puede ofrecer en sus portafolios y tiene que vender productos, son las tarjetas de crédito”.

Al respecto, el entrevistado explicó que el banco procede a enviar una tarjeta de crédito, posiblemente no llega el plástico, aunque sí el estado de cuenta donde cobran la anualidad.

Trillo Gracida señaló que, en caso de que el cliente no proceda a cancelar la tarjeta de crédito expedida sin autorización, las consecuencias serían: “antecedentes malos en mi historial crediticio porque no estoy pagando esa tarjeta de crédito, y me van a calificar con un MOP09, que significa que no estoy pagando”.

En segundo lugar, “nadie me va a dar un crédito porque debo dinero, y en tercer lugar, es que el banco nos va a cobrar ese dinero; en muchos casos pueden ser a lo mejor 20 mil, 30 mil o 100 mil pesos, de una tarjeta que no recibimos y de la que el banco nos va a insistir en el pago, y vamos a afrontar problemas de índole jurídico del banco”.

El subdelegado de la Condusef detalló que cuando un usuario solicita la cancelación de la tarjeta a una sucursal bancaria, regularmente le piden llamar a un teléfono, “muchas veces te van a dejar hasta 15 o 20 minutos para que te aburras y canceles la llamada, más no la tarjeta de crédito”.

Abundó que, si la tarjeta tiene un saldo, no podrá ser cancelado hasta que se aclare el pago.

“Cuando vamos a cancelar una tarjeta de crédito, hay que ponerla en cero pesos; tengamos el estado de cuenta o no lo tengamos. Si nosotros manejamos el estado de cuenta adecuadamente y al final ya no la queremos, pedir que nos la cancelen y, sobre todo, pedir el número de folio”.

En caso de que se haga un pago para que quede en cero pesos, el subdelegado de la Condusef sugirió sacar una copia a la ficha de depósito y guardarlo “para que si el banco, en algún futuro nos quiera cobrar esa tarjeta de crédito, decirle ‘mira, tengo el número de folio, el váucher donde pagué y la dejé en cero pesos”.

Añadió que “si tengo una tarjeta de crédito que viene topada en su límite de crédito”, deben “acudir a Condusef para que el banco quebrante esos recursos, para que el banco no nos cobre esos recursos”.

Rafael Trillo apuntó que los bancos tienen un plazo de 30 días para la cancelación de la tarjeta y modificación en buró de crédito.

 

 

 

Foto:Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *