Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Ángel Hernández es un hombre que ayudó a su mujer a morir, en España. Ella sufría de una enfermedad degenerativa. Hoy, Ángel, podría pasar 10 años en prisión, pues la eutanasia es ilegal en aquel país.

Ángel difundió un video narrando cómo sucedieron los hechos. En las imágenes se observa el momento en que llama a la Policía para anunciar que había ayudado a su mujer a quitarse la vida. Éste fue el diálogo que sostuvo con una mujer:

Mujer: “Llama por María José”

Ángel Hernández: “Sí, María José, bueno pues que ya estaba muy harta de su situación, porque estaba sufriendo mucho y ha decidido suicidarse”.

Mujer: “Lo siento mucho, ¿ha sido ahora mismo?”

Ángel Hernández: “Sí, en esta mañana”.

Mujer: “Vaya”.

Ángel Hernández: “La he ayudado yo a suicidarse, porque ella no podía con las manos y yo le he prestado mis manos”.

Ángel concedió una entrevista a Yolanda Fernández, corresponsal de Noticieros Televisa.

“La besé, le dije que era muy valiente”, dijo.

En el momento de ayudar a su mujer, Ángel le preguntó si estaba segura de que quería morir.

Ángel: “¿Estás decidida?”

María José: “Sí”.

Ángel: “Pues adelante”.

Durante la entrevista con Noticieros Televisa, Ángel expresó cómo ha vivido luego de haber ayudado a su esposa a morir.

«Todavía estoy afectado. Yo le dije que cómo había estado mucho tiempo con ella, muchos años cuidándola, ese momento tan difícil que era para ella y para mí no la iba a dejar jamás”.

Ángel todavía recuerda entre lágrimas la decisión más dura de su vida: cumplir con la voluntad de su mujer, María José Carrasco, enferma de esclerosis múltiple en fase terminal.

«Quería morir porque es que estaba realmente sufriendo. No solamente sufriendo porque se puede sufrir sin dolor por su estado, pero ella tenía dolores y sufría además”, dijo a la corresponsal.

María José tenía 62 años y hacía 30 que le diagnosticaron una enfermedad degenerativa, de la cual conocía su final. Por ello, reiteró en múltiples ocasiones su deseo de morir.

En las imágenes grabadas por Ángel se aprecia un diálogo con su esposa:

Ángel: ¿Sigues con la idea de que quieres suicidarte?

María José: “Sí”.

Ella misma lo intentó 20 años atrás cuando todavía la enfermedad la permitía utilizar sus manos. En aquel entonces fue Ángel quien se lo impidió. La encontró al llegar del trabajo agonizando tras ingerir una fuerte cantidad de barbitúricos. La reanimó y ambos llegaron a un acuerdo.

«Yo voy a estar contigo hasta que ya no puedas y entonces yo me comprometo a ayudarte a morir, si no hay todavía una ley que lo haga, yo te ayudaré a morir”, recuerda Ángel durante la entrevista con Noticieros Televisa.

Ángel solo puso una condición: no esconderse y autoinculparse de ello, para que la suya no fuera una muerte más por falta de una ley que regule la eutanasia en España.

«Nada de clandestinidad. Yo tengo que reconocer que te he ayudado. No por ti ya porque tú vas a dejar de sufrir, pero si por las personas que están ahí y están sufriendo”, señala Ángel.

La muerte asistida es ilegal en España. Los suicidios se ocultan bajo la intimidad del hogar. Es difícil conocer su cifra exacta, pero se estima que son miles de personas las que se encuentran en la misma situación que María José.

«La horquilla sería de 4 a 16 mil personas, finalmente pedirían, morirían de forma voluntaria”, dice Fernando Marín, vicepresidente de la asociación “Derecho a morir dignamente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *