Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los servicios de rescate hallaron las dos cajas negras del avión de pasajeros SSJ-100 que este domingo se incendió en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo, luego de efectuar un aterrizaje de emergencia, accidente en el que murieron 41 de las 78 personas a bordo.

«Las dos cajas negras, el registrador de voces y el de los parámetros de vuelo, han sido recuperadas y entregadas al Comité Interestatal de Aviación. Su estado permite la lectura de datos”, informó una fuente de los servicios de emergencia citada por la agencia Interfax.

Agregó que el trabajo para recuperar los datos de las cajas negras puede llevar entre dos y cuatro semanas.

La aeronave, perteneciente a la compañía rusa Aeroflot, había despegado de Sheremétievo el domingo a las 18:02 horas, tiempo local, pero menos de media hora después el avión retornó al aeropuerto de partida, donde realizó un aterrizaje de emergencia.

Al tocar tierra, el avión, que tenía los depósitos de combustible llenos, colisionó con la pista y ardió en llamas.

Nueve de los 37 supervivientes del accidente fueron hospitalizados, dos de ellos en estado grave, informó el Ministerio de Sanidad de Rusia.

Aunque las autoridades no han adelantado ninguna posible causa del siniestro, una fuente anónima citada por Interfax apuntó a que pudo haber sido provocado por el impacto de un rayo en la aeronave.

«De acuerdo con la hipótesis principal, cuando el avión se hallaba a una altura de cerca de dos kilómetros, la tripulación activó la señal de emergencia debido al impacto de un rayo, la pérdida de comunicación por radio y el fallo de sistemas electrónicos”, dijo.

El SSJ-100, el primer avión civil diseñado en Rusia tras la caída de la URSS, ha sido protagonista de al menos un par de incidentes en los últimos meses.

El mes pasado, un aparato del mismo modelo no pudo despegar para cubrir la ruta entre las ciudades de Moscú y Voronezh, por “un fallo técnico”.

En marzo, otro SSJ-100 se vio obligado a regresar al aeropuerto de partida en Moscú por grietas en el parabrisas.

De acuerdo con el periódico Védomosti, la compañía irlandesa CityJet, la única que operaba los SSJ-100 en Europa, renunció a su uso en enero de 2019.

Medios rusos también han hecho eco de las preocupaciones expresadas por la mexicana Interjet, supuestamente descontenta con el servicio posventa de los SSJ-100 y la demora en la llegada de las piezas de repuesto.

 

 

 

 

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *