Publicado en Destacado, NACIONAL.

El guacamole es una de las salsas más populares y deliciosas de la gastronomía mexicana; ¿sabías que su origen es prehispánico? Aquí te platicamos su historia.

A los mexicanos nos gusta comer rico y más si se trata de pasar un rato agradable con la familia o los amigos. Una carne asada acompañada con guacamole siempre será un agasajo.

El guacamole existe desde la época prehispánica. Esta palabra proviene del náhuatl “ahuacamolli”, que se deriva de las palabras “ahuacatl” (aguacate) y “molli”(mole).

“Ahuacamolli” podría traducirse como mole de aguacate, lo que comúnmente conocemos como “guacamole”, una salsa muy nutritiva que contiene grasas naturales, hierro, fósforo, entre otros elementos.

Antes del choque de culturas que significó el periodo colonial, los ingredientes del guacamole eran aguacatejitomate y chile, todo era machacado en molcajete para poder consumirlo.

Después de la Conquista, la gastronomía mexicana se transformó y con ella el guacamole.

  El aguacate es altamente adictivo, según estudio
   Las múltiples propiedades del aguacate son benéficas para la salud. (AP, archivo)

 

Al guacamole se le fueron agregando otros ingredientes como ajocebollajugo de limón y sal, como actualmente lo preparamos.

Hay personas que le agregan chicharrón, tocino, mayonesa, mariscos y hasta huevo.

Pese a las múltiples combinaciones de guacamoles que existen, esta salsa es indispensable para acompañar tacos, quesadillas, tostadas y muchos más platillos típicos mexicanos.

Según un estudio, el aguacate es altamente adictivo y tiene muchos beneficios para la salud. Consumir diariamente 100 gramos de aguacate, aproximadamente la cuarta parte de una pieza, ayuda a bajar los niveles de colesterol y glucosa, mejora la circulación sanguínea y disminuye el riesgo de padecer cáncer.

México es el primer productor mundial de aguacate con el 34% de su cultivo y su punto central de producción es Michoacán

En todo el mundo, más de 60 países producen por lo menos 500 variedades de aguacate. El campo de México es generador de las tres variedades más apreciadas por los consumidores que son el hasscriollo y fuerte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *