Publicado en Destacado, REGIÓN SUR.

El potro grababa en su celular. Lleno de orgullo mostraba a sus contactos de Facebook la fiesta de cumpleaños 52 de su cuñada Fluvina. Las imágenes fueron las últimas de su vida, cinco horas más tarde, un grupo de sicarios irrumpió en el festejo para masacrar a los invitados dejando como saldo 14 muertos, entre ellos Santiago, de un año de edad.

Eran las 22:00 horas, según testimonios recogidos por la prensa de la ciudad de Minatitlán, en el sur del estado de Veracruz, quedaban cerca de 50 personas que convivían, tranquilos, sin pena, disfrutando de cervezas, plátanos fritos con frijoles, patitas de puerco en vinagre, ciruelas con chile y decenas de platillos tradicionales de esa región.

El festejo era en la palapa «La Potra», propiedad de Hebert «N», conocido por sus compañeros trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex), como El Potro. Allí, cerca de la Refinería Lázaro Cárdenas, era recurrente que sus familiares y amigos organizaran reuniones y fiestas.

En un enlace en vivo realizado en su cuenta personal, cerca de las 17:00 horas del viernes 19 de abril, enseñaba que todo marchaba normal. Un tecladista amenizaba cantando y tocando la canción de «perfume de gardenias», a su costado había una piñata con forma de caballo.

En las mesas, sobre manteles blancos, los asistentes comían sin imaginar que en unas horas quedaría teñido de rojo, tras uno de los ataques más cruentos que ha cometido la delincuencia en Veracruz.

Diarios de Minatitlán revelan en sus textos que justo cuando varias mujeres bailaban usando el traje típico del Istmo de Tehuantepec, bajo el son del tecladista, tres hombres delgados y jóvenes ingresaron a «La Potra».

Eran sicarios que abrieron fuego en contra de todos, algunos lograron refugiarse en los baños o atrás de algún muro, sin embargo, lograron perpetrar la masacre. El saldo fue de 14 personas muertas, entre ellas Hebert «N», que horas antes había grabado su última trasmisión en Facebook.

Hay otras cuatro personas lesionadas que fueron trasladadas al Hospital de Pemex, que permanece bajo resguardo de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

En los momentos del ataque, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez estaba en el estadio Luis «Pirata de la Fuente, en Boca del Río, viendo el partido entre Club Tiburones Rojos y los Rayados de Monterrey.

Según la información en su cuenta de Twitter, tras el incidente tuvo una reunión de seguridad «acabo de concluir una reunión de emergencia para atender los lamentables y condenables hechos en el sur».

Y escribió:



El mandatario estatal declaró la semana pasada que el Fiscal General, Jorge Winckler Ortiz, no estaba invitado a las reuniones del grupo de coordinación por la paz, compuestas por todas las fuerzas, estatales y federales, debido a que desconfían de él, que de eso tenía conocimiento el mismo secretario, Arturo Durazo.

Desde el 1 de diciembre del 2018, cuando Morena tomó el poder en Veracruz, hay una confrontación entre el gobierno de García con la Fiscalía, pues consideran que Jorge Winckler pertenece al grupo político del ex gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares.

La madrugada de este sábado 20 de abril, elementos de la SSP encontraron dos camionetas de lujo incendiadas abajo del puente de Coatzacoalcos II, el reporte es que esas unidades fueron usadas en la masacre de Minatitlán.

 

Tomado de la Silla Rota

 

 

3 Comentarios para “Fluviana cumplía 52 años; su fiesta terminó en masacre”

  1. Legeh

    Desgraciadamente por algo los mataron muy probable andén de huachicoleros , y ahora se hacen los espantados, a todo el que anda mal mal acaba.

    Responder
    • Jba

      Eso que comentas es totalmente cierto, sólo que era hasta justamente ayer. De los 14 muertos (Entre ellos un bebé). Solo una persona era la involucrada en el problema y los demás sufrieron la desdicha de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

      Responder
      • Les puente

        No fue así antes de hablar hay que informarse, no andaban mal ni nada que se les parezca. Los sicarios iban siguiendo a un sujeto y se le hizo fácil resguardarse adónde estaba la fiesta, creyó que estando allí no le iban a hacer nada, los sicarios se bajaron se quisieron llevar al hombre y los que estaban en la fiesta forsejearon con los sicarios para que no se lo llevaran y fue ahí donde comenzó y pasó lo que pasó.

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *