Publicado en Destacado, NACIONAL.

A través de la historia el ser humano ha intentado combatir el sarampión brindando acceso a vacunas en países pobres peroun nuevo frente se ha abierto: la desinformación de los padres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la vacilación en vacunar a menores es una de las 10 principales amenazas para la salud mundial.

En Europa, el número total de personas infectadas con el virus en 2018 fue el más alto de esta década: 3 veces el total reportado en 2017 y 15 veces el número de personas afectadas en 2016.

Japón también está combatiendo el peor brote de sarampión del país en años, con al menos un total de 167 casos reportados este año y hasta el 10 de febrero, según el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas.

Desde el inicio de 2019, más de 70 personas han sido infectadas en el suroeste del estado de Washington, Estados Unidos, y se han registrado 17 casos en Vancouver, Canadá.

Mientras que en Costa Rica este año, un niño francés no vacunado, es el primer caso de sarampión en el país en cinco años.

De hecho, después de años de progreso en la inmunización de niños y en la eliminación o casi eliminación del sarampión en algunos países, esos avances se han estancado. Según la OMS, los casos notificados de sarampión aumentaron en más del 30 por ciento de 2016 a 2017. El total reportado a nivel mundial en 2017 fue de 173 mil 330 casos.

Según un reporte de la ONU, desde el año 2000 más de 21 millones de vidas se han salvado a través de las inmunizaciones contra el sarampión. Sin embargo, los casos reportados aumentaron en más del 30 por ciento en todo el mundo a partir de 2016.

Funcionarios de salud estadounidenses han culpado al problema de pérdida de inmunidad en parte por la negligencia de los padres y la creencia errónea de que las vacunas pueden causar autismo y otras aflicciones.

Sin embargo, la teoría de que las vacunas o el ritmo en el que se colocan influye en el autismo ha sido negado una y otra vez por la comunidad científica.

Ante la negativa de los padres de vacunar a sus hijos, las autoridades han tenido que actuar. Un juez federal de Nueva York, citando un brote de sarampión sin precedentes en el suburbio de Rockland, negó una solicitud para permitir que 44 niños no vacunados regresen a la escuela.

Por otra parte, en Italia, alrededor de 300 niños en Bolonia fueron declarados “no elegibles” para asistir al jardín de infantes por no estar vacunados, tras terminar una medida temporal que relajaba los requisitos de vacunación y se retomó una ley de 2017 que exige la aplicación de 10 vacunas en los menores.

 

Fuentes: Agencias/NPR/The New York Times/Reforma/atf/Foto:Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *