Publicado en Destacado, ESTATAL, Principal.

++ Vía Infomex niegan dependencias que existan recompensas por presuntos delincuentes que fueron acusados sin prueba alguna; los juicios contra exfuncionarios se han caído y hoy gozan algunos de ellos de libertad…

XALAPA, VERACRUZ.-  Conforme pasan los días y meses, siguen quedando en evidencia el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares y el actual fiscal Jorge Winckler Ortiz, a quienes se les han revertido no sólo los juicios mediáticos que fueron montados en plena campaña por la carrera a la gobernatura; a estos «shows» armados se le deben de incluir también las acusaciones, al igual que ofrecimiento de falsas recompensas por exfuncionarios y exmandatarios que hoy de igual forma se les ve realizando sus actividades cotidianas, pues al final de cuentas, las citadas cantidades de dinero ofrecidas, fueron solo una falacia.

Los juicios montados sobre exfuncionarios, al igual que acusaciones por delitos imaginarios, fuero sin duda la «bandera» por la cual Yunes y sus «títeres» utilizaron para querer acaparar votos para la sucesión. Todo, pero todo se le revertió, no sólo fracasó en heredar a su vástago la silla de Palacio de Gobierno, sino que cada montaje hoy ha quedado al descubierto, como al descubierto están los malos manejos en diversas dependencias que operaron durante su mal logrado bienio.

Yunes, logró que jueces a modo procedieran contra exfuncionarios, hoy gozan de libertad. Ahí está Arturo Bermudez Zurita, el cual ya se encuentra libre; o al exsecretario de gobierno, Flavino Ríos Alvarado, que también ya reposa en su casa de Minatitlán; o a Georgina Domínguez, quien llevará su juicio fuera de la prisión.

Ya ni decimos de las citadas recompensas, las cuales vía Infomex se declaran inexistentes; todo fue «puro show».

 

LA HISTORIA: 

 

La revelación hecha por una investigación periodística publicada en varios medios informativos este año, en que se da a conocer que el ofrecimiento de recompensas por la captura de presuntos delincuentes de alta peligrosidad, pone en evidencia que el gobernador Miguel Angel Yunes Linares y el actual Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz, utilizaron el buen sentido de los ciudadanos veracruzanos para crear una cortina de humo que solo ha causado descrédito y persecución política para poder satisfacer una necesidad de mostrar que se trabajaba a favor del pueblo, aunque fuera una gigantesca mentira.

Más allá de esas mentiras, el gobernador Miguel Angel Yunes Linares y un grupo de guaridas blancas pudiera también haber querido distraer la atención de los Veracruzanos con homicidios y secuestros que habrían sido planeados desde el Palacio de gobierno, o querido disfrazar casos de verdadero crímenes de estado, con meros enfrentamientos civiles.
Tal es el caso del ex Presidente Municipal de Colipa, Víctor Molina Dorantes, asesinado el 10 de enero del 2018, por supuestos policías del Estado, y que intentaron hacer creer que fue un homicidio calificado de personas desconocidas.
O el asesinato de Santana Cruz Baena, de Hidalgotitlán, que se dijo que fue asesinado por auto defensas y ahora se sabe, que fue ordenado por un funcionario del Gobierno del Estado porque no quiso pasarse al PAN, durante el gobierno de Miguel Angel Yunes Linares.

Este tipo de casos distrajeron a los Veracruzanos mientras se desviaban millones de pesos a la campaña de Miguel Angel Yunes Marquez, candidato del PAN al cargo que tenía su padre.

También se empezaron a inventar casos penales para crear cortinas de humo.

Qué lejos está del actuar del Gobernador Cuitláhuac García Jimenez que realiza las reuniones de seguridad sin presumir los resultados o los ataques que se generaban desde los despachos del Palacio de gobierno, pidiendo a jueces a modo, que cedieran ordenes de aprehensión que poco a poco se han ido cayendo por ilegales, como los que dieron paso a la persecución del exSecretario de Seguridad Pública del Estado, Arturo Bermudez Zurita, el cual ya se encuentra libre; o al exsecretario de gobierno, Flavino Ríos Alvarado, que también ya reposa en su casa de Minatitlán; o a Georgina Domínguez, que fue secretaria de comunicación social del Gobierno de Javier Duarte.

Esos y otros casos, también irán cayendo poco a poco, por haber sido falseados, creados por Jorge Winckler Ortiz y Miguel Angel Yunes Linares para desprestigiar a sus rivales políticos y de paso, a ciudadanos, exfiscales y expolicias ministeriales que dieron a Veracruz todo su alma, se profesión y su experiencia.

Tales casos injustos son el del exfiscal general del Estado, Luis Angel Bravo; Karlota Zamudio, exdelegada de la Policía Ministerial Estatal o el de Rosario Zamora González, alias La Chacala, exdirectora de Investigaciones Ministeriales que están presos injustamente y que pese a que un juez federal ha ordenado su liberación, Jorge Winckler sigue inventando y creando más tonterías con la complicidad de jueces corruptos y que solo conceden las ordenes para mantenerse en sus puestos de trabajo.
Las recompensas también son una vil mentira, como ha quedado demostrado por una investigación periodística.
Las recompensas que Miguel Angel Yunes Linares anunciara una y otra vez, sencillamente no estaban ni presupuestadas, la administración yunista nunca tuvo la intención real de pagar un solo peso por la captura de personajes como Luis Ángel Bravo Contreras; mientras que el fiscal Jorge Winckler Ortiz hizo creer que se perseguía a delincuentes con recompensas que sólo existieron en su discurso y en sus ruedas de prensa.

De acuerdo con información obtenida a través de solicitudes de información, la Oficina del Gobernador, la Secretaría de Seguridad Pública, la Secretaría de Gobierno y la Secretaría de Finanzas y Planeación coinciden en que por parte del gobierno estatal nunca se ofreció de manera oficial y legal un solo peso de recompensa por datos para ayudar a la captura de algún exfuncionario duartista.

El 14 de mayo de 2018, el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares convocó a una rueda de prensa en Palacio de Gobierno para anunciar el ofrecimiento de una recompensa de 5 millones de pesos para quien brindara datos para la aprehensión del exfiscal general del Estado, Luis Ángel Bravo Contreras, señalado de cometer el delito de desaparición forzada de personas.
Sin embargo, de acuerdo con las solicitudes de información presentadas a través de la plataforma Infomex del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información a diversas dependencias estatales, coinciden en señalar que no existe registro alguno al respecto, y que corresponde a la Fiscalía ofertar tales pagos por información sobre el paradero de personas perseguidas por la justicia.

Tal es el caso de la solicitud número 01646618 del día 6 de agosto de 2018, en la que se requirió a la Secretaría de Finanzas y Planeación conocer los montos de las recompensas pagadas y anunciadas por el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para la captura de personas implicadas en algún delito, en particular de Luis Ángel Bravo Contreras.
La Sefiplan respondió no contar con información alguna al respecto, luego de haber hecho un análisis exhaustivo respecto a las atribuciones y facultades de esa dependencia, y remitió a la Fiscalía General para hacer esa pregunta.

Tal respuesta fue avalada por Belén Aguirre Benítez, jefa de la Unidad de Transparencia de la Secretaría de Finanzas y Planeación.
Prácticamente en el mismo sentido respondió la Secretaría de Gobierno a la solicitud de información con folio 01646418, indicó que no está en sus facultades dar este tipo de pagos por recompensas ni tener dato alguno de la existencia al respecto de esos datos.

En su respuesta refiere que esos datos deben estar en poder de la Fiscalía General del Estado, pues es la única instancia facultada para ofrecer recompensas. Tal contestación fue avalada por Linda Victoria Amador Castellanos, jefa de la Unidad de Transparencia de la Segob.

La Secretaría de Seguridad Pública informó, sobre la solicitud número 01646518, que no se cuenta con dato alguno, de parte de esa dependencia al menos, de que se haya presupuestado algún recurso como recompensa para la captura de Bravo Contreras.
De tal modo que la recompensa que ofreció en su momento Miguel Ángel Yunes Linares para obtener datos y concretar la captura del exfiscal Luis Ángel Bravo Contreras fue únicamente mediática, y se dio justo en el momento que arrancaban las campañas a la gubernatura donde participó su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, que posteriormente sería derrotado por Cuitláhuac García Jiménez de MORENA.

Los engaños de las recompensas no sólo se limitaron al Poder Ejecutivo encabezado por el exgobernador Yunes Linares, sino también a la Fiscalía General del Estado, pues aunque de manera constante, tanto el fiscal como el exmandatario anunciaban recompensas para lograr la captura de diversas bandas de delincuentes, de manera oficial únicamente se ofreció una.
Tal es el caso de la recompensa aprobada mediante el acuerdo específico 06-2017 y publicada en la Gaceta Oficial del Estado el 13 de julio de 2017, donde se ofreció un monto de hasta 250 mil pesos para obtener ayuda para la captura de Pedro Larraga Llovera.

La Fiscalía General del Estado de Veracruz aprobó la propuesta realizada por el Fiscal Regional de la Zona Norte Tantoyuca, Veracruz, para el ofrecimiento y entrega de recompensa a la persona que proporcionara datos para la localización de Pedro Larraga Llovera, a quien se instauró en su contra la Causa Penal 94/2013 radicada en el Juzgado Mixto de Primera Instancia de Tantoyuca, Veracruz, por el delito de tentativa de homicidio y daños por lo cual se libró orden de aprehensión, cuyo estado a la fecha se encuentra vigente.

De acuerdo con la respuesta que brinda la propia Fiscalía General del Estado a las solicitudes de información números 01738318 y 01805418, señala que la única recompensa ofrecida hasta el 22 de agosto de 2018 era la arriba citada para la captura de Pedro Larraga Llovera.

Sin embargo, tanto el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares como el fiscal general del Estado, Jorge Winckler Ortiz, ya habían anunciado a los medios de comunicación e informado a la sociedad sobre el ofrecimiento de varias recompensas.

El 22 de julio de 2018, nuevamente el exgobernador, acompañado del fiscal Jorge Winckler, ofrecieron, al menos mediáticamente, una recompensa de un millón de pesos para dar con el paradero de José Roberto Sánchez Cortés, a quien calificaron como un delincuente muy peligroso que opera en la zona sur, pero del cual no hay ninguna orden de aprehensión ni investigación en su contra por delitos que merezcan tal ofrecimiento, menos la cantidad que es dinero del pueblo. No hay a la fecha, un documento que demuestra la existencia de la recompensa y los delitos que lo hagan ser un sujeto peligroso.

La recompensa fue dado a conocer al finalizar la reunión 80 ordinaria del Grupo Coordinación Veracruz, llevada a cabo en Coatzacoalcos.

Durante la conferencia posterior a la reunión número 79 del Grupo Coordinación Veracruz, el 16 de julio de 2018, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares dio a conocer la recompensa de un millón de pesos por el exalcalde de Coxquihui, Reveriano Pérez Vega.

Sin embargo, tampoco de esta recompensa existe una información oficial, ni de la Fiscalía General del Estado, ni tampoco de alguna dependencia estatal, de que efectivamente fueron aprobadas, presupuestas y mucho menos pagadas.
Incluso, el hoy exalcalde de Coxquihui presume en sus redes sociales estar de vuelta en la sierra de Papantla, asistiendo a fiestas populares y reuniones tanto políticas y familiares, como con amigos.

 

 

Fuente: https://es.scribd.com/document/398163174/Recompensas-por-captura-de-delincuentes-otra-mentira-de-Yunes-y-Winckler#from_embed

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *