Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

El 14 de Marzo de este año hará 140 años que el científico considerado como el más importante del siglo XX salió del vientre de su madre. Hoy por hoy, sigue considerándose un icono incluso para aquellos no muy relacionados con el mundo de la física o de cualquier otra rama de la ciencia. Su estética tan singular, por ejemplo, ya le convirtieron en un icono pop y le hemos visto replicado con humor en el mundo del cine, como en la segunda entrega de Una Noche en el Museo.

 

Su fórmula de la Teoría de la Relatividad compite en fama con sus siempre acertadas e irónicas citas, de hecho, cuando buscamos su nombre en Google, la sugerencia principal del buscador son estas, precisamente. Llegó a obtener un premio Nobel, y a pesar de que se le considere el “padre” de la bomba atómica fue un pacifista que prefirió salir de Alemania en la época del nazismo rumbo a América. Sin embargo, se menciona más a menudo que no era buen estudiante y aun así su privilegiada inteligencia le colocó en el lugar en el que se mantiene, a decir verdad, este hecho se emplea como recurso de aliento a aquellos que no obtienen buenos resultados académicos en su infancia y juventud. De cualquier manera, se coloca como referencia e inspira a personas de todos los ámbitos a diario, hasta el punto de que incluso algunos han empleado sus complicadas teorías para intentar descifrar el código de la lotería y demostrar que hay una fórmula matemática detrás del supuesto azar.

 

Otro dato que siempre se ha comentado sin saber a ciencia cierta si es verdad o simplemente un rumor es que la cabeza pensante siempre fue su mujer Elsa Einstein, pero que en un momento de la historia en el que la mujer no tenía el mismo acceso a la formación académica que hoy día, debieron firmarse los descubrimientos a nombre de Albert. Él nunca negó que Elsa le ayudase en todos sus estudios y experimentos, por lo que no podremos asegurar quién era la mente brillante. Aun así, todas las acciones que llevó a cabo personalmente y sus demostraciones en público llevan a pensar que efectivamente su materia gris era muy superior a la media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *