Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

En China, una mujer operó a su gato de los ojos porque le parecía feo

Una mujer en China sometió a una cirugía plástica totalmente innecesaria a su gato. Según ella, el gato estaba muy feo y necesitaba tener ojos más bonitos. Esta locura sucedió en Nanjing, en la provincia de Jiangsu, China. La mujer pagó hasta 30 mil pesos para que le operaran los párpados a su gato, según reportes de la televisión china y el Daily Mail.

Al parecer, la operación es algo bastante común en China. Se le llama blefaroplastia asiática u operación de doble párpado y consiste en crear una apertura en los párpados para que los ojos parezcan más grandes y atractivos. Esta tendencia también existe en humanos y, últimamente, se ha propagado tanto que los dueños de perros y gatos lo están practicando en sus animales.

Las terribles imágenes que mostró la cadena de televisión China de Jiangsu, revelan cómo salió el gatito de la operación. Con los ojos enrojecidos, costuras en los párpados y la cara hinchada, se puede apreciar la tortura a la que se sometió a este desprevenido animal. Al parecer, los empleados del Hospital Ruipeng Pet de Nanjing están dispuestos a realizar esta operación a pesar de los riesgos que tiene la anestesia general y el malestar que puede causar en los animales.

Usuarios de redes sociales y otros veterinarios han criticado fuertemente la operación por su carácter frívolo y el riesgo innecesario al que sometieron a este pobre animal. Un doctor veterinario se expresó así, según el Daily Mail:

“Nunca accederemos a someter a un perro o a un gato a una operación a menos de que estuvieran enfermos y necesitaran el procedimiento por razones médicas.”

Por su parte, Wendy Higgins, directora de medios internacionales para la Humane Society International, explicó por qué estas cirugías son tan poco éticas:

“Someter a un gato a ese riesgo, además de las molestias y el miedo, en nombre de una cirugía no esencial es pura vanidad humana irresponsable que no considera el bienestar del animal. Todos los animales son hermosos, en cualquier forma o tamaño, y sus imperfecciones visuales los dotan de carácter. Alterar quirúrgicamente a una mascota por razones cosméticas no es amable ni sabio.”

Finalmente, Keith Guo, portavoz de PETA, explicó su punto de vista:

“Cualquier tipo de cirugía innecesaria que somete a nuestros animales al bisturí, los expone a un riesgo de infección. Si están buscando algo “lindo” que mostrarle a sus amigos, cómprense un collar.”

Este caso se suma al de una familia rusa que, en febrero del año pasado, operó a su perro Jack Russell, para que se pareciera más al perro de la película The Mask. Y, si esto parece una locura, escuchen esta cifra: según la aseguradora de animales Petplan, dueños de mascotas en Estados Unidos gastaron 62 millones de dólares en cirugías plásticas para animales solamente en 2011.

Hasta ahora, no hay leyes que regulen este tipo de abuso animal en China. Y, mientras las autoridades no se entrometan, estas prácticas seguirán siendo, por desgracia, comunes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *