Publicado en Destacado, NACIONAL.

Martha Hidalgo, madre de la fallecida gobernadora de Puebla Martha Érika Alonso, envió una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, y a la titular de Segob, Olga Sánchez Cordero y a la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, en la que acusa al precandidato al gobierno de Puebla, Miguel Barbosa, de estar bajo sospecha, al afirmar que tiene las “manos manchadas de sangre”, en referencia al accidente aéreo del pasado 24 de diciembre.

La madre de la mandataria muerta junto con su esposo el senador Rafael Moreno Valle, en dicho accidente, afirmó en la misiva que fue publicada en el diario Reforma: “Es inadmisible y moralmente inaceptable que el Sr. Barbosa, quien tiene las manos manchadas de sangre, pretenda contender por la gubernatura de Puebla que le ganó mi hija Martha Érika”.

Cuestiona: “¿Cómo es posible que su partido, Morena, promueva nuevamente a quien generó el odio y el enfrentamiento entre los poblanos? Mientras yo viva, el Sr. Barbosa tendrá respuesta de una madre que clama justicia ante las canalladas que le hizo a mi hija Martha Érika durante su campaña. Puebla no merece esto, Sr. Presidente”

La madre de Martha Érika Alonso recordó en esta carta que Miguel Ángel Barbosa declaró que éste era “uno de los magnicidios de México” y reprochó que por ello no se le haya iniciado una investigación: “Y va más allá, se atreve a burlarse y lucrar con la tragedia de mi hija al declarar casualmente un día antes del anuncio de la reserva de la información al decir que ‘fue el destino, la fatalidad o fuerzas que no podemos explicar, las que provocaron la muerte de la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, lo que me dio la oportunidad de competir por Casa Puebla”, argumentó Martha Hidalgo en la carta, la cual fue escrita antes de las declaraciones del gobierno federal.

Consideró que es inmoral e inaceptable para los poblanos que Barbosa contienda nuevamente por la candidatura al gobierno de Puebla y pretenda gobernar la entidad “bajo sospecha de su presunta participación en los hechos”.

Y exigió al gobierno de López Obrador la apertura de las comunicaciones que se dieron entre la torre de control del Aeropuerto Internacional de Puebla y el helicóptero siniestrado, luego de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes intentó reservarlas por cinco años “por razones de seguridad nacional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *