Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

El Vaticano restableció las funciones sacerdotales al poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, de 94 años y que está hospitalizado, lo que cesa una suspensión a divinis del Papa Juan Pablo II en 1984 por incorporarse al gobierno sandinista en violación del derecho canónico.

El levantamiento de la suspensión, un gesto de misericordia considerando la deteriorada salud de Cardenal y el hecho de que desde hace años está desvinculado de actividades políticas, fue comunicado al sacerdote por el Nuncio Apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag.

En su cuenta de Twitter, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, publicó el 15 de febrero una fotografía de la visita que le hizo a Cardenal en el hospital donde está internado.

“Hoy visité en el hospital a mi amigo sacerdote, P. Ernesto Cardenal, con quien pude conversar unos minutos. Después de haber orado por él, me arrodillé ante su cama y le pedí su bendición como sacerdote de la Iglesia Católica, a lo cual accedió gozoso. ¡Gracias, Ernesto!”, escribió Báez.

Según el portal nicaragüense El Nuevo Diario, Cardenal permanece internado en un centro médico de Managua desde el 4 de febrero por una infección renal.

Cardenal, junto con otros sacerdotes como su hermano Fernando, Miguel D’Escoto y Edgard Parrales, fueron suspendidos a divinis por hacer política partidaria, algo incompatible con el ministerio sacerdotal conforme el Código de Derecho Canónico, precisó la agencia católica ACI Prensa.

Cardenal fue reprendido públicamente por el entonces Papa Juan Pablo II durante su visita a Nicaragua en 1983. En una foto que pasó a la historia, se ve al Papa polaco serio ante el nicaragüense en posición de genuflexión y sonriente.

Cardenal, poeta y activista de la teología de la liberación, diría tiempo después que en esa oportunidad, el pontífice le pidió que “regularizara su situación”.

El nicaragüense colaboró activamente como parte de la revolución del Frente Sandinista de Liberación Nacional que acabó con la dictadura de Anastasio Somoza. Fue nombrado ministro de Cultura el mismo día que los sandinistas vencieron, el 19 de julio de 1979, y ocupó este cargo hasta 1987.

El 19 de enero de 2017, entrevistado por el periodista argentino Enrique Vázquez, Cardenal afirmó que solo Miguel D’Escoto recibió el levantamiento de la suspensión impuesta en 1984, y que él no quería recibir esa gracia. “Nunca me levantaron la suspensión sacerdotal y no me interesa que me la levanten”, dijo.

 

Fuente: Notimex/doh/foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *