Publicado en Destacado, NACIONAL.

El maquech es una especie de escarabajo que tiene sus orígenes en las comunidades indígenas mayas de Yucatán; autoridades ambientalistas busca protegerlos.

Lo artesanos lo extraen de los árboles y lo decoran con piedras de colores, es considerado en Yucatán como una artesanía viviente.

Este peculiar insecto vive entre cinco y siete años, los artesanos mayas tardan entre 10 y 15 horas en incrustarle las cuentas de colores y una pequeña cadena para ser utilizado como prendedor o mascota.

José Pérez, artesano de maquech, dijo: “Nos gusta el escarabajo maya, lo llevamos lo adornamos y lo vendemos como un prendedor viviente”.

El maquech forma parte de las leyendas mayas y se dice que este escarabajo es un campesino que se enamoró de una princesa cuyo padre no estaba de acuerdo con la relación.

María Elena Acosta, directora de Artesanías Mayas de Yucatán, señaló: “Una hechicera lo encuentra, lo ayuda y le cuenta de su amor por la princesa y la chamana lo convierte en escarabajo, que es esto, un escarabajo y lo llena con piedras preciosas”.

El maquech se alimenta de madera húmeda y de su reproducción y elaboración, dependen más de dos mil artesanos de 12 municipios del estado.

Ambientalistas de Yucatán señalan que es necesario una regulación debido a que hay cada vez menos ejemplares de maquech en la selva maya.

Silvia Cortes, presidenta de “Evolución Animal” A.C., dijo: “Conforme la deforestación para ir haciendo más complejos familiares, más casas habitación, se ha estado invadiendo y reduciendo precisamente su hábitat, es cada vez menos frecuente poderlo encontrar”.

Luis Fernando Moreno, artesano de maquech, comentó: “Eso hace que inclusive que aumente el número de maquech, el que no los pesquen, que bueno porque ahorita está escaseando, todo mundo pesca para vender”.

Los artesanos de maquech, autoridades y asociaciones gubernamentales elaboran un plan de manejo para evitar la reducción de su población y con ello continuar con esta artesanía que data de finales del Siglo XVIII.

 

Con información de Alejandro Sánchez

LSH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *