Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Quito.-Este fin de semana podrán tener acceso los turistas a la Isla Seymour Norte, al corazón del archipiélago de Galápagos, luego de la invasión de cientos de ratas negras y noruegas que devoraban nidos de aves marinas,  búhos y más especies, en el lugar considerado como el laboratorio natural que permitió al científico inglés Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies. 

La ejecución del programa de erradicación de roedores invasores, implementado en la isla Seymour Norte, ha dado resultados positivos respecto a su efectividad. Este logro nos permite anunciar al mundo que la isla abrirá sus puertas al turismo desde el próximo sábado, aseguró el ministro del Ambiente, Marcelo Mata.

El ministro hizo esa declaración tras concluir una visita técnica en la isla para verificar la aplicación del programa de desratización con el uso de cebos de un veneno especial elaborado para esa tarea y que evita el impacto a otras especies.

Danny Rueda, director de Ecosistemas del Parque Nacional Galápagos, señaló que «para la ejecución de este programa se incluyó un plan de mitigación para evitar que especímenes no objetivo sufran afectaciones indirectas».

Rueda detalló que «una de las especies en riesgo eran los búhos», cuyos especímenes fueron capturados y llevados a la vecina isla Santa Cruz, donde permanecerán por seis meses en cautiverio, «antes de ser liberados en las islas de origen».

Durante esta fase de aplicación del cebo se utilizaron tres toneladas de raticida de conservación, que fueron dispersados por personal del Parque Nacional Galápagos mediante el uso de drones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *