Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Buenos Aires-. El calvario de una mujer embarazada terminó cuando estuvo por más de diez días internada por agravadas quemaduras; murió el día miércoles en el hospital San Roque  de Gonnet. También murió el bebé gestado por 5 meses que había en su vientre. Juana Carolina Britez Rojas (34), habría sido apuñalada por su pareja, Isidoro Brizuela (26), quien luego de agredirla intentó prenderle fuego.

Una reconstrucción de los hechos, realizada por los familiares, vecinos y las autoridades muestra que la comerciante paraguaya radicada en La Plata desde hace casi dos décadas- trató de salvar la vida a su agresor y eso le provocó severas lesiones que le provocaron la muerte.

El bebé que gestaba Britez Rojas mantuvo los signos vitales, mientras su madre estaba convaleciente. Los médicos tuvieron que hacer una cesárea de emergencia, pero el pequeño prematuro no resistió. Otra tragedia provocada por la violencia contra las mujeres.

Todo ocurrió el 18 de enero en una casa del complejo social que está en 115, entre 514 y 515 (conocido como “El Mercadito”). Según pudo contar la víctima cuando la trasladaban en ambulancia al centro asistencial, esa noche la pareja mantuvo una fuerte discusión. El motivo: la adicción de Brizuela al alcohol y las reacciones que tenía cuando estaba borracho.

Después de ese incidente, Brizuela también fue internado por las lesiones provocadas por el fuego. Murió a los tres días.
A partir del relato de familiares de Britez Rojas -quien además de trabajar como empleada en un comercio hacía tareas domésticas- la relación con su novio y padre del hijo que esperaban era tormentosa. “Sabíamos que tenían problemas, pero no que la golpeaba”, admitió Gustavo Britez Rojas, hermano de la víctima.

“Nunca sabremos qué pasó ese dia de locura, pero sin dudas fue un femicidio”, lamentó el hombre. Es que los médicos constataron que -además de tener casi un 30% del cuerpo afectado por quemaduras- Juana tenía varios cortes presuntamente efectuados con un cuchillo.

La comerciante paraguaya tiene una hija de 19 años. En su testimonio ante la Justicia admitió que el 31 de diciembre, después de los festejos por el fin de año, hubo otro episodio de violencia en el hogar. “Isidro llegó a la casa y empezó a patear las puertas y a romper cosas. Yo le dije a mamá que debía dejarlo porque si no nunca más iría a su casa”, contó la chica. Pero el vínculo se mantuvo.

El hecho ocurrió dos días después de la desaparición y muerte de Gissella Solís Casas (47), la odontóloga que estuvo 14 días desaparecida y fue encontrada enterrada en la zona de la selva marginal de Punta Lara, cerca de Villa Elisa. El hallazgo se produjo el martes y también en este caso, su pareja, Abel Casimiro Campos (54) quien se supone fue el autor del crimen, se suicidó en un hotel del centro de La Plata cuando lo fueron a buscar los policías para una declaración testimonial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *