Publicado en Destacado, NACIONAL.

Los temores sobre un alza en los precios ante el retraso en el abasto de combustibles en algunos estados del país resultaron contenidos en las primeras dos semanas de este mes, refirió Bursamétrica.

De acuerdo con la analista económica del grupo, Carmen Alcíbar, este comportamiento sugiere que los mayoristas de alimentos contaban con inventarios para cubrir una demanda que estuvo lejos de mostrar compras de pánico por parte de los consumidores.

Mientras que muchos puntos de venta de bienes y servicios enfrentaron la ausencia de clientes, los cuales estuvieron a la espera de que la distribución de combustible se normalizara.

Así, apuntó que los precios al consumidor reportaron una fuerte desaceleración en los primeros quince días de enero, en donde el índice general frenó su avance al 0.11 por ciento, desde el 0.70 por ciento que registró en todo diciembre.

De igual forma, refirió que la inflación subyacente moderó su ascenso al 0.08 por ciento, desde el 0.47 por ciento de diciembre, de acuerdo con el reporte que publicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) esta mañana.

La especialista expresó que, en estas dos primeras semanas del año, los menores precios de la gasolina de bajo octanaje, transporte aéreo y tomate verde, contrarrestaron las alzas registradas en los precios del chile serrano, cebolla y jitomate.

A tasa anual, el INPC de la primera quincena de enero bajó al 4.52 por ciento, desde el 4.83 por ciento en que cerró diciembre, y en forma respectiva, la inflación subyacente descendió al 3.64 por ciento anual, desde el 3.68 por ciento.

 

Fuente: Notimex/doh/foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *