Publicado en Destacado, NACIONAL.

Dos años después de su asesinato, el caso de Cecilia Mariana, de 25 años de edad, obtiene justicia a medias, al condenar a 52 años de prisión a una mujer por feminicidio agravado; sin embargo, hay más implicados en el caso, denuncia su madre

Culiacán, Sinaloa.- Son más de las 22:00 horas del 27 de diciembre, y en el panteón de La Pitayita, al norte de Culiacán, es localizado el cuerpo de una mujeren una fosa abandonada. El cadáver correspondía a una joven de aproximadamente 25 años. Las autoridades creían que podía tratarse de Paola Yarlín, quien fue reportada como desaparecida un día antes en el fraccionamiento San Fermín.

El hallazgo se asemeja al de dos años atrás, cuando Cecilia Mariana del Carmen Arano Montaño, otra culiacanense de la misma edad, fue localizada muerta dentro de un coche al que le habían prendido fuego, quien tenía también un día desaparecida.

 

Heridas sin cicatrizar

Cada vez que Guadalupe Montaño lee un feminicidio publicado en el periódico o circulando en internet, la herida vuelve a abrirse. Desde hace dos años, sus días no son iguales. Dos años sin paz, desde aquel 20 de abril del 2016 en que su casa fue allanada y la menor de sus dos hijos, Cecilia, desapareció. Fue encontrada asesinada al siguiente día, a dos horas de distancia, en Mazatlán. Se llevaron su sonrisa y sus sueños también.

En su memoria está la imagen intacta. Era de noche, y el auto de su pequeña ardía en llamas en una calle de terracería de la colonia Fidel Velázquez, justo a las afueras de una escuela primaria en la sindicatura de Villa Unión. Después de horas de no dar con su paradero, se confirmaba lo peor.

El cuerpo inerte de la hija de Guadalupe era el que estaba dentro de la cajuela, un año antes de declararse la alerta de género en Sinaloa por feminicidios, misma que está vigente desde marzo del 2017. Cecilia moriría a consecuencia de asfixia por obstrucción de vías respiratorias debido a la introducción de material sintético en la cavidad oral, determinaría la Fiscalía del Estado de Sinaloa.

«Se ahogó mi hija. La echaron a la cajuela y el carro se lo llevaron en la grúa, de Culiacán a Mazatlán, por la libre. En Villa Unión, frente a una escuela, ahí quemaron el carro. Fue algo espantoso», relata en entrevista telefónica con EL DEBATE, pues se encuentra en una entidad distinta, ya que desde que ocurrió el hecho no ha podido regresar a su hogar por cuestiones de seguridad.

Sospecha cercana

Fueron cincuenta los feminicidios registrados en el 2016, de acuerdo con cifras publicadas por la Fiscalía General del Estado, y el de Cecilia es uno de ellos.

Tras el hallazgo fue integrada la carpeta de investigación 11467/2016, teniendo entre los sospechosos del crimen a una mujer de su propia familia.

“A raíz de eso tuve que salir de Sinaloa porque la persona esa dio a entender que podría pasarme algo. No le importaron sus hijos y el parentesco; no le importó nada”, expresó al recordar lo ocurrido.

La Fiscalía General del Estado informó sobre la detención de quien fuera su cuñada el 29 de agosto del 2016 en la capital del estado. Feminicidio, robo de vehículo con violencia y robo con violencia en lugar habitado fueron los delitos de los que fue acusada.

Cecilia Mariana es recordada por sus compañeros de universidad como una joven entusiasta y dedicada en sus estudios. Había elegido Diseño de Interiores y Arquitectura como carrera universitaria en su natal Culiacán. Fue en el mes de febrero del 2015 cuando se graduó de la UAS. Su nombre estuvo en la lista de los promedios más destacados.

«Se acaba de recibir. Ella fue de las primeras estudiantes que se sacaron buenas notas. En febrero le dieron el diploma, y en mayo (2016) ella iba a recoger su título. Título que no alcanzó a recoger, y yo tampoco lo he recogido», comenta su madre.

De acuerdo con Guadalupe, su hija estaba en espera de ser llamada por una empresa inmobiliaria para comenzar a laborar, pero sus sueños quedaron truncados en abril.

 

Feminicidio agravado

En vísperas de culminar el 2018, Guadalupe recibió como noticia lo que ella llama una dosis de justicia. A través de un comunicado de prensa, la Fiscalía General del Estado informó el 29 de diciembre que en juicio oral se obtuvo una sentencia condenatoria de 52 años, 2 meses y 12 días de prisión, 442 días multa y la cantidad de 377 047.40 por concepto de reparación del daño, en el caso de feminicidio de Cecilia Mariana del Carmen A., cometido en abril del 2016.

«Un juez de juicio oral fijó la sentencia en contra de Martha Larissa C., quien resultó culpable del delito de feminicidio agravado por razón de parentesco, robo y robo de vehículo, ambos calificados», es la cita textual retomada del informe a medios de comunicación.

«Qué bueno que existe la justicia en la tierra, que den también con los demás que participaron. Ni con mil años de condena me devuelven a mi hija, pero yo pido que todos los implicados paguen por su delito», expresó en respuesta Guadalupe Montaño, agradecida de una luz en el caso, pero quien considera que la justicia aún no está completa.

Consta en la causa penal 137/2016 que el día 20 de abril del 2016, acompañada por dos hombres, Martha Larissa C. llegó al domicilio de la víctima, en el fraccionamiento Rincón de San Rafael Culiacán, con el supuesto fin de llevarle a su hija de dos años para que se la cuidara. Sin embargo, aprovechando la situación, robaron una cantidad de dinero en efectivo, joyería de oro, además de diversos relojes, propiedad de la mamá de la víctima.

Después, la privaron de su libertad, la amordazaron y la ataron de pies y de manos para ponerla en la cajuela de un auto de Martha Larissa.

 

Carpetas abiertas

Horas antes de darse a conocer el resolutivo de la sentencia en el caso de Mariana Cecilia, el asesinato de Teresita de Jesús, ocurrido el 21 de diciembre del 2018, también dio un paso en la investigación, siendo vinculado a proceso un presunto responsable.

Teresita perdió la vida al ser agredida a balazos en su domicilio en el sectorUrbivilla del Prado, también en la capital de la entidad.

Un día antes de su fallecimiento, el 20 de diciembre, la Fiscalía daba cuenta a través de un boletín publicado en sus redes sociales de las acciones en contra de agresiones a mujeres, en el periodo del 1 de enero al 30 de noviembre del 2018.

La publicación asegura que han sido judicializados un total de 2 mil 246 casos en los que la víctima es una mujer, 90 por ciento más que los llevados ante un juez durante 2017, que registró mil 182.

«Con relación a los feminicidios registrados hasta el 30 de noviembre del 2018, un total de 23 casos fueron llevados ante un juez de control solicitando una orden de aprehensión o entregando ante la justicia a un presunto responsable de este delito, lo que representa el 58 por ciento de los hechos.

»Producto del seguimiento de los procesos judiciales se obtuvieron 209 sentencias condenatorias por diferentes delitos, principalmente feminicidio, violencia familiar, abuso sexual, lesiones dolosas y violación», cita el texto oficial en la cuenta de Facebook de la Fiscalía General del Estado.

Aunque reconocen que las cifras proporcionadas por los Gobiernos del Estado y el federal, para organismos de la sociedad civil como la Comisión de Defensa de Derechos Humanos en Sinaloa AC la tarea de justicia en Sinaloa para las víctimas y sus familiares aún es carta pendiente, pero aún más grande es la necesidad de reforzar la prevención: «En muy pocos de los casos hemos tenido la felicidad de que se encuentren con vida y rescatarlos. Hay una deuda muy grande ahí», apunta Óscar Loza Ochoa, presidente del organismo.

Para este 2019, Loza Ochoa sostiene que el propósito de las autoridades debe ser dirigir el presupuesto de forma eficiente en acciones preventivas, de protección a víctimas del delito, particularmente a las mujeres y a otros grupos vulnerables como niños, niñas y adultos mayores, pero también en respuesta a las agresiones que han sufrido.

«Una vez que son agredidas, el daño, si bien no puede repararse, la recuperación para los familiares inicia con el sentimiento de justicia, sabiendo que alguien pagará por la muerte de su ser querido», expresa Loza Ochoa, recordando la cifra de 48 feminicidios reportados por la Fiscalía en el 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *