Publicado en Destacado, NACIONAL.

A dos días de que Andrés Manuel López Obrador rinda protesta como presidente de la República, sus colaboradores y los del presidente Enrique Peña Nieto, asistieron a la Cámara de Diputados para ensayar el acto protocolario.

El servicio de ayudantía de López Obrador arribó al Palacio Legislativo para revisar cómo debe entrar el próximo presidente, colocarse la banda presidencial y salir del recinto.

El tabasqueño entrará acompañado de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller y saldrá solo.

El ensayo fue presenciado por el vocero de López Obrador, como su secretario particular, Jesús Ramírez y Alejandro Esquer, respectivamente.

También estuvieron presentes los cadetes del Heroico Colegio Militar, de la Heroica Escuela Naval Militar y del Colegio del Aire, quienes harán una guardia de honor en el patio principal de San Lázaro.

Por su parte, el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, expresó:

“Muy contentos porque faltan muy pocas horas para que se celebre la ceremonia de transmisión de poderes aquí en la Cámara de Diputados, vamos a recibir 900 invitados, más los senadores (…) también se estuvo viendo un poco cómo es este ejercicio de la intervención del presidente López Obrador, del cambio de la banda, lo que le toca hacer a Porfirio (Muñoz Ledo), en fin, estar preparados para que todo salga bien el próximo sábado.”

El diputado federal añadió que los jefes de Estado podrán entrar por el Basamento de la Cámara, incluso pueden entrar por la puerta principal por la que llegará Peña Nieto y López Obrador.

Al ser cuestionado sobre la llegada de Nicolás Maduro al recinto, pese a que hay varios que están en contra del él y si eso daría una mala señal a la oposición, el legislador de Morena indicó:

“La Cancillería va a coordinar la llegada de los presidentes, ellos van a tomar las decisiones que crean pertinentes.”

Indicó que no hay lugar a revanchismos en la Cámara por parte de los opositores, pues apenas iniciará el gobierno y no hay razón para la protesta, como sí la hubo en 2006, cuando asumió el cargo Felipe Calderón.

“No cabe lugar a revanchismo por una situación: cuando se presentó la accidentada toma de protesta del presidente Calderón, pues veníamos de una elección muy dudosa, veníamos de un fraude electoral, hay que decirlo tal cual. Y por eso había un Pleno, pues muy complicado. Hoy estamos en un momento completamente diferente, donde hay una enorme legitimidad del presidente López Obrador.”

 

Fuente:Excélsior/Foto:Twitter/JAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *