Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

Cuando su dueño murió, los rescatistas se dieron cuenta del infierno que había vivido

España.- Wolfi fue un perro rescatado que era víctima de zoofilia en España. Cuando su dueño murió por una infección bacteriana en sus órganos sexuales, los rescatistas que acudieron por Wolfi se enteraron de que el animal había sido abusado por su dueño.

A un año y medio de haber sido apartado de aquella vida, la experiencia vivida por Wolfi persiste, las secuelas delatan que el trato que le daban no era el de una típica mascota.

“El trauma es tan grande que aún no está apto para la adopción”, dijo Marga, la mujer que cuida de él en una casa de rescate animal a El Mundo.

Aun ahora, es imposible cortarle las uñas y el pelo sin antes sedarlo, debido a que se encuentra a la defensiva y reacciona de manera muy agresiva.

Wolfi, como muchos otros animales, fue víctima de la zoofilia. Muchos perros que se encuentran en los albergues para animales de España fueron rescatados de casas donde se practica la prostitución.

“A nadie le gusta hablar de zoofilia, pero es algo que existe. En Dinamarca, hasta hace poco, era legal tenerlos en los burdeles y hasta esos lugares llegaban autobuses llenos de turistas. Esos animales abusados sufren igual que una mujer o un hombre”, aseguró Marga a El Mundo.

La prostitución de animales es un tema del que no se habla mucho, pero que definitivamente existe. Elena, una exprostituta, cuenta como a veces son las mujeres las que evitan que los clientes se acerquen a los animales, y relata la historia de un hombre que, después de pagar para acostarse con todas las mujeres, quiso tener relaciones con el perro del chofer.

“Nos negamos y conseguimos que no abusara de él. Al final se conformó con que el perro estuviera presente mientras se seguía acostando con nosotras”, contó.

Marta Gallegos, la veterinaria que se dedica desde hace 20 años a rescate y rehabilitación de animales, comenta que los animales que son abusados sufren desgarres, laceraciones, y un terrible trauma emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *