Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

En medio de las protestas por el aumento a los combustibles en Francia, un grupo de manifestantes arrojaron estiércol a un edificio sede del gobierno francés.

Debido al aumento a las gasolinas que mantiene el gobierno de Emmanuel Macron, los manifestantes conocidos como “chalecos amarillos”, llevaron un camión con estiércol que arrojaron en la entrada de del edificio, buscando ser escuchados por el presidente.

Desde hace varios, una serie de enfrentamientos entre manifestantes y policías se han registrado en Francia por el anuncio del aumento en los combustibles.

Sin embargo, este martes Macron anunció que mantendrá la polémica subida de tasas a la gasolina que generó las violentas manifestaciones multitudinarias en las últimas semanas en Francia, pero afirmó que el gobierno ayudará a las clases desfavorecidas por la medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *