Publicado en Deportes, Destacado.

Mejor no ha podido empezar la aventura de Santiago Solari en el primer equipo de Real Madrid. Tres victorias, ante Melilla en Copa, Real Valladolid en la liga española y Viktoria en la Champions League, sumado al hecho de mantener la portería intacta son, por ahora, la tarjeta de presentación del argentino. Números redondos que no se vivían en el conjunto blanco con otro entrenador debutante desde 1957.

Ese año Luis Carniglia sumó la misma cantidad de éxitos ante Osasuna, Granada y Sevilla sin recibir goles en contra. El también técnico argentino dejó huella en la Casa Blanca, no solo por este inmaculado inicio, sino por dirigir a los madridistas en dos títulos europeos de Copa de Europa, de 1958 y 1959, ante Milan y Stade de Reims respectivamente.

Solari vivirá este domingo el siempre exigente compromiso de medirse a Celta en Vigo, con la obligación de sumar una victoria para no perder el tren en el torneo local y así, por qué no, superar la figura de Carniglia, quien terminó empatando en su cuarto partido en Mestalla con un tanto de Alfredo Di Stéfano.

 

Agencias/Foto tomada de Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *