Publicado en Destacado, NACIONAL.

Un cocodrilo de aproximadamente 1 metro de largo y unos cuatro años de edad apareció colgado afuera del Fraccionamiento Sendero de Luna en Puerto Vallarta, Jalisco.

El cuerpo del reptil apareció con un mensaje en el que se advertía al Gobierno municipal y a la Dirección de Ecología, que continuara la cacería de los cocodrilos.

Policías municipales y personal de Ecología se presentaron al lugar y determinaron que le habían disparado con un rifle de postas, lo que ocasionó su muerte.

Cerca de esta colonia hay una pequeña laguna donde habitan algunos cocodrilos jóvenes.

Autoridades municipales realizaron la denuncia correspondiente ante la Fiscalía, debido a que esta agresión está considerada como delito y se castiga con una pena de tres a nueve años para quien o quienes resulten responsable.

En un comunicado, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que coadyuva con el Ministerio Público Federal para el esclarecimiento del sacrificio del cocodrilo y que se coordinan esfuerzos con la Secretaría de Marina, la Universidad de Guadalajara y el Ayuntamiento de Puerto Vallarta para proteger a la ciudadanía y a los cocodrilos.

En toda la región de Puerto Vallarta hay un registro de aproximadamente 250 crocodylus acutus, la única especie que vive en Jalisco. 40 de ellos son adultos y de estos, 15 son hembras. El resto son especímenes jóvenes.

El desarrollo urbano en Puerto Vallarta ha llegado a los ecosistemas donde habitan cocodrilos, poniendo en peligro tanto al hombre como a estos animales.

Las autoridades argumentan que los accidentes que se han registrado últimamente con cocodrilos han sido responsabilidad del ser humano debido a que estos reptiles son muy territoriales y siempre defienden sus espacios.

Desde hace unos meses usuarios de redes sociales compartieron videos de encuentros con cocodrilos en la zona turística de Puerto Vallarta, Jalisco.

Se han visto en la marina, en las playas, cerca de los complejos hoteleros y en las calles del puerto.

 Es un hecho lamentable, es aislado, realmente creemos que es una persona que se dejó llevar por comentarios negativos, la mala información que se ha estado compartiendo en las redes sociales, se ha satanizado al cocodrilo”, dijo Armando Rubio Delgado, coordinador de la Fundación SOS Cocodrilo, en Jalisco.

Las cifras no hablan de un peligro creciente. En Puerto Vallarta, del 2006 a la fecha se han registrado 20 ataques de cocodrilo. El 95 por ciento de los casos se debe al carácter territorial de estos reptiles.

“Esto nos da más o menos un accidente por año, han existido algunos años en los que no hemos tenido ningún incidente, son pocos en relación a los piquetes de alacrán, mordidas de serpiente, piquetes de abejas, mordidas de perro y otros animales que han tenido que ver con el daño ocasionado a la salud del ser humano”, señaló Armando Rubio.

 Lamentablemente la gente se sigue adentrando al hábitat del cocodrilo, está realizando actividades de pesca rústica, se meten con el agua a la cintura, con tarraya o con línea, poniendo en grave peligro su vida”, detalló.

Estos cocodrilos son una especie protegida, por lo que el Ministerio Público federal abrió una investigación por el caso del cocodrilo ahorcado. El responsable podría enfrentar entre tres y nueve años en prisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *