Publicado en Destacado, NACIONAL.

La Plaza de Garibaldi cambió después del 14 de septiembre, cuando se registraron dos balaceras casi simultáneas, en las que murieron seis personas y otras siete resultaron heridas, la primera en el interior de un expendio de cervezas, por parte de tres hombres disfrazados de mariachis, y la otra, a unos 40 metros, sobre la calle de República de Honduras, presuntamente por el control de la venta de droga en ese sitio.

“Desde ese día para acá no la hemos visto llegar, ha estado muy cruel el trabajo para nosotros (…) el miércoles cantamos dos y ayer nomas cantamos una, entonces para nosotros no es negocio ya”, dijo Víctor Piña, músico norteño.

En bares y restaurantes de Garibaldi también han sufrido por la falta de clientela.

“Lo que necesitamos es que la gente se dé cuenta que no somos un lugar de crimen, es un lugar familiar, un lugar de fiesta para venir a pasarla bien”, aseguró David Garay, gerente restaurantero.
Hace ocho días se realizó la primera megaserenata para atraer a los visitantes.

“Los tienes que escuchar, no hay forma de describirlo tienes que estar ahí viéndolo y escuchando las voces de todos al mismo tiempo”, precisó David Garay, gerente restaurantero.

La experiencia fue positiva y este viernes decidieron repetirla.

La tarde de este viernes los locatarios del mercado San Camilito prepararon diversos platillos típicos para deleitar los visitantes como birria, pozole, carne asada y chiles rellenos entre otros platillos.

Ay, qué laureles tan verdes, que flores tan encendidas, sin piensas abandonarme mejor quítame la vida” mencionó Itzel, cantante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *