Publicado en Destacado, NACIONAL.

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se reunió este viernes con organizaciones y víctimas de la violencia, en el Centro Cultural Tlatelolco, de la Ciudad de México.

López Obrador e integrantes de su equipo de trabajo, entre ellos Alejandro Encinas, próximo subsecretario de Derechos Humanos, acudieron al Segundo Diálogo Por la Paz, la Verdad y la Justicia, donde se analizan las acciones para la pacificación y reconciliación en el país.

En el lugar, padres de las víctimas le exigieron a López Obrador justicia y apoyo para hacer justicia respecto a los diferentes casos de violencia.

Cómo fue el caso de un padre que le pidió AMLO ayuda para encontrar a su hija y le entregó información dentro del foro debido a que denunció que está amenazado.

De acuerdo a información de su equipo, este segundo diálogo es el resultado del compromiso del presidente electo para garantizar el derecho a la justicia, a la memoria, a la reparación del daño y a la no repetición.

 

“VAMOS A SACAR A NUESTRO PAÍS DE ESTA PROFUNDA CRISIS”

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, señaló que desde 1983 se apostó por un modelo llamado neoliberal, que no es más que neoporfirismo, que es lo que se padeció durante la dictadura porfirista.

Se restableció ese modelo para beneficio de un pequeño grupo a costa del sufrimiento de la mayoría de la gente”, dijo y añadió que eso fue lo que ha originado “todo este dolor y toda esta violencia”, dijo a los presentes.

Agregó que afortunadamente en la pasada elección a mayoría de los mexicanos decidió buscar un cambio verdadero y una transformación.

Vamos entre todos a sacar a nuestro querido México de esta profunda crisis, vamos a que se termine con esta pesadilla, con este dolor”, puntualizó.

Aseguró que va a haber un cambio y que ya no va a ser lo mismo. “No voy a fallarle al pueblo. Voy a cumplir todos mis compromisos, no tengo ningún compromiso con ningún grupo, ni con la mafia, voy a estar siempre al servicio del pueblo”.

El presidente electo aseguró que va a cambiar la política económica y se va a distribuir con justicia la riqueza de México. Dijo que se atenderán las causas que originaron la violencia. Los jóvenes van a tener garantizado el derecho al estudio y al trabajo, van a tener la oportunidad de ingresar a una escuela.

Puntualizó que los estudiantes de bajos recursos van a tener becas y todos los jóvenes que no tienen trabajo van a tener empleo, porque en los próximos días se empezará a hacer un censo, casa por casa para dar trabajo a los jóvenes como aprendices para que no caigan en la tentación o no sean presa fácil de la delincuencia.

Insistió que se contará con recursos económicos para atender a las víctimas de la violencia porque se bajarán los sueldos de los funcionarios.

Vamos a bajar los sueldos de los de arriba porque de esa manera se va a ahorrar para atender las demandas de justicia”, dijo.

Explicó que la Secretaría de Gobernación va a estar exclusivamente para que haya justicia y el presupuesto será manejado por esta dependencia. Dijo que vamos a vivir en un país con libertad y ya no habrá espionaje porque ya no existirá el Cisen.

Agregó que habrá un diálogo permanente y aseguró que no es igual a los políticos corruptos. Aseveró que no hay un mexicano que como él conozca todos los municipios del país.

Hizo un llamado a la unidad y a evitar la división, la polarización y el sectarismo.

“Tenemos que unirnos todos para que haya justicia”, dijo y pidió que se le brindara ayuda al respecto.

Destacó que no va a haber impunidad y que todas las organizaciones de derechos humanos pueden entrar al país.

EL 12 de septiembre, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo una reunión privada con los gobernadores de la frontera norte, en su casa de transición, en la Ciudad de México.

En la reunión privada de dos horas, los gobernadores de las seis entidades de la Frontera norte, Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas respaldaron el Plan de desarrollo fronterizo que les presentó Andrés Manuel López Obrador, consistente en esencia en crear una franja de 30 kilómetros de ancho en toda la frontera norte, con un programa fiscal en donde se reducirían al 20% el ISR, al 8% el IVA, y se duplicaría el salario mínimo, para incentivar la generación de empleos, mejorar las condiciones de vida y retener a los mexicanos en su país.

Es como la última cortina que estamos construyendo, la última cortina para retener a nuestros conciudadanos, para que no se vean en la necesidad de emigrar, de buscar trabajo en Estados Unidos […] Es migración optativa porque lo que queremos es, lo dije en la campaña y lo voy a cumplir, crear oportunidades para que el mexicano pueda trabajar, pueda ser feliz donde nació”, apuntó López Obrador.

Con información de Notimex y Noticieros Televisa 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *