Publicado en Destacado, Principal, REGIÓN SUR.

++ El padre Alejandro Solalinde visitó Rodríguez Clara y confirmó que se cometieron agresiones físicas y un presunto abuso sexual contra una mujer

 

Durante una gira por el sur del estado, el padre Alejandro Solalinde, denunció que personal del Instituto Nacional de Migración torturó y cortó los dedos a un grupo de 23 centroamericanos que pasaban por Juan Rodriguez Clara con rumbo al norte del país.

El padre dijo que durante una redada, la noche del domingo 10 de septiembre y madrugada del lunes 11, un grupo de unos 50 ciudadanos extranjeros fueron atacados por personal del INM, Policía Estatal y Policía Federal.

Explicó que de ese grupo, a 23 de ellos les hicieron más daño, los golpearon, los torturaron y encarcelaron.

Muchos de ellos, dijo, escaparon y refugiaron en el monte y cuando pasó la redada acudieron al DIF del municipio y a la iglesia en la cabecera de Rodríguez Clara.

“Hay personas torturadas, a unos les cortaron los dedos, eso lo repiten mucho ellos (…) hay una mujer embarazada que varios vieron que la golpearon y arrastraron, ella está desaparecida”, acusó.

Al saber la noticia del ataque, el cura se trasladó de su albergue en Ixtepec al sur de Veracruz, que está en la ruta migratoria, para alzar la voz contra los abusos cometidos contra los hermanos migrantes, y los exhortó a a presentar sus denuncias.

El cura exigió que debe renunciar el Quinto visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Edgar Corzo Sosa, así como el delegado del INM en el estado de Veracruz, Armando Hernández García.

El primero -expresó- es un “funcionario de gabinete que no hace recorridos” y el otro “es un policía que sólo persigue a los migrantes”. (AGENCIAS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *